2.556 días sin Jorge Julio López.

compartimos del compañero Daniel Satur

2.556 días de mentiras oficiales, lágrimas de cocodrilo de funcionarios y discursos de ocasión de referentes de derechos humanos (de ayer pero no de hoy) arrastrados ante el poder.Imagen

2.556 días de lucha en las calles por tu aparición y exigiendo que quienes deben hacerse cargo, se hagan cargo.

2.556 días de encubrimiento estatal en todos sus niveles, nacional, provincial y municipal.

2.556 días borrando tu nombre de todas las pantallas, diarios y radios, o a lo sumo haciendo referencia cuando tu caso supura de tanta pus.

2.556 días de demostración contundente de qué es prioridad para el Estado, gobierne quien lo gobierne: sostener un aparato represivo fuerte aún a costa de aceptar sus peores métodos y garantizar su impunidad.

2.556 días en los que vos, viejo albañil, valiente testigo del oprobio y el terror, que quisiste que todo el mundo supiera la verdad, fuiste retribuido por el gobierno y sus aliados con la más ignominiosa bofetada.

2.556 días en los que tus desaparecedores andan por la calle, trabajan, cobran sus sueldos cada mes y ríen a carcajadas al amparo del poder político y judicial, que puede haber perdido algunos pelos pero jamás las mañas.

2.556 días en los que no te olvidamos Julio.

2.556 días en los que no perdonamos a tus secuestradores y sus cómplices kirchneristas, peronistas, radicales, macristas y hasta centroizquierdistas.

2.556 días en los que no nos reconciliamos con una aparato represivo que mantiene intactas las enseñanzas de Camps, Etchecolatz y tantos otros verdugos del capital.

2.556 días.

Acá falta López.

Acá sobra hipocresía, doble discurso e impunidad.

Daniel Satur

Exijamos asueto desde las 17hs para que todos y todas podamos movilizarnos por el Derecho al Aborto

A propuesta de Pan y Rosas, Carta al Decano de la Facultad, aprobada por mayoría en la Comisión Directiva del CECSo

Buenos Aires, 17 de septiembre de 2013

Al decano de la Facultad

El próximo 28/9 será un nuevo día de lucha por el derecho al aborto, y nos preparamos para movilizarnos desde nuestros lugares de estudio y trabajo. Como es sabido, en la Argentina cientos de mujeres mueren cada año como consecuencia de la clandestinidad del aborto, mientras millones no reciben educación sexual ni tienen acceso a los métodos de anticoncepción gratuitos.

Este año, sin embargo, tiene la particularidad de ser el primero con un Papa argentino, y se pone en discusión la relación entre el Estado y la Iglesia Católica. El gobierno de la presidenta Cristina Fernández, además de saludar la designación de Bergoglio, garantiza un subsidio de 32 millones de pesos anuales para sostener esta institución y a sus funcionarios, avalado en 6 leyes de la dictadura militar que se mantienen vigentes a la fecha.  Para tomar un ejemplo, en 2010 unos 4200 millones de pesos se destinaron a 3500 establecimientos de educación religiosa, cuando sólo en la UBA hay más de 10.000 docentes ad-honorem y el sistema de salud no da abasto para atender en los hospitales.

El Consejo Directivo de nuestra Facultad se ha pronunciado ya a favor de la despenalización del aborto y por la aprobación del proyecto Ley presentado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, que exige el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo. También lo hicieron el Consejo Directivo de Filosofía y Letras y el Superior de la Universidad Nacional de Córdoba y de la UBA.

Sin embargo, ninguna declaración en si misma es garantía para nuestros derechos. Por eso, jamás nos hemos sentado a esperar sino que por el contrario nos organizamos y salimos a las calles. Queremos exigir que el viernes 27/9, que se realizará la movilización por el Día de Lucha por el Derecho al Aborto en América Latina y el Caribe, la gestión de la Facultad declare el asueto a partir de las 17hs para que cada estudiante de Sociales tenga la posibilidad de sumarse a la movilización.

Junto al CECSo peleamos por los derechos de las mujeres y el próximo 27/9 todas/os nos encontraremos en las calles por el derecho al aborto libre, seguro y gratuito.

Image

A 7 años de la desaparición de Jorge Julio López. Este miércoles, nos movilizamos.

Este Miércoles 18 se cumplen 7 años de la desaparición en “democracia” de Jorge Julio López, sobreviviente de la última dictadura militar, luego querellante y testigo clave en la causa contra el represor Miguel Etchecolatz, y desaparecido el mismo día que debía declarar. Desde entonces, tanto el gobierno nacional como el provincial se llamaron a la inacción y al encubrimiento. No olvidamos que el por aquel entonces vocero, Anibal Fernández, decía que seguramente “estaba en la casa de su tía”. Es que ese mismo gobierno que se autoproclama defensor de los derechos humanos es el mismo que hoy se preocupa en darle más poder a la policía bonaerense implicada en su desaparición, mediante la designación de Alejandro “el mata guacho” (como es conocido en sus pagos de Ezeiza) Granados y de proponer que los pibes puedan ir presos a partir de los 14 años mediante la baja de la edad de imputabilidad.

Esa bonaerense es la misma que se llevó sin dejar rastros a Luciano Arruga por negarse a robar para ellos, es la misma fuerza represiva del estado que mata un pibe en las barriadas populares por causa del “gatillo fácil” todos los días, además de ser la verdadera organizadora de los grandes delitos, el negocio de la trata y el narcotráfico.

“Progres” y derecha, una misma “solución”: más policía

grana

Después de la derrota en las PASO, el gobierno nacional no para de tomar en sus manos la agenda que propone la derecha, principalmente la “inseguridad”, en un intento desesperado de sacarle votos a su competidor electoral Sergio Massa.

Como si no hubiera sido suficiente con las designaciones de Milani y Marambio, ahora van por una política de “mano dura” con la baja de la edad de imputabilidad a los 14 años y el fortalecimiento de la policía y las fuerzas de seguridad, con un programa de militarización de los barrios más humildes.

En lugar de atacar a las mafias policiales y combatir las causas de la pobreza, el gobierno propone criminalizarlos y reforzar los mecanismos represivos dando por tierra todo su discurso de defensa de los derechos humanos.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó este año cínicamente en los medios que “en Argentina nadie puede desaparecer”. En paralelo, le da más poder a la bonaerense, manda 4500 gendarmes para militarizar el conurbano, tenemos 5000 procesados por luchar, un sofisticado sistema de espionaje a los luchadores (el denominado “Proyexto X”) y ahora proponen bajar la edad de imputabilidad a los 14 años. Sabemos lo que eso significa; darle más poder a la fuerza que se llevó a Julio López, a Luciano Arruga y a tantos pibes.

Desde En Clave ROJA en la Izquierda al Frente, queremos construir un movimiento estudiantil que salga a luchar con los trabajadores y el pueblo pobre, que intervenga en la realidad como actor social de cambio, contra la represión, la impunidad de ayer y la de hoy, contra esa maldita policía que discrimina, espía y persigue y mata pibess en los barrios. Por eso te invitamos a movilizarte el miércoles 18 a las 18 hs. desde el Congreso hasta Plaza de Mayo junto al CECSo, para luchar contra la impunidad y la represión, y reclamar la aparición con vida de Jorge Julio López, Luciano Arruga y todos los compañeros y compañeras desaparecidos.

1240459_166628160193831_722549964_n

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Hoy, a 37 años de “la noche de los lápices” seguimos luchando contra la impunidad, la represión y la memoria de los estudiantes secundarios secuestrados y desaparecidos desde el 16 de septiembre de 1976 en La Plata. Jóvenes que no sólo reclamaban el boleto estudiantil, sino que eran militantes combativos de organizaciones de izquierda, cuyo fin era acabar con las miserias e injusticias del sistema capitalista.

Más de tres décadas después vemos resurgir un movimiento estudiantil organizado desde los secundarios y las universidades de nuestro país. Lo vemos en el movimiento tucumano que, luego de denunciar varios abusos sexuales por parte de la policía provincial a estudiantes, pasó de la lucha por el boleto estudiantil a cuestionar y denunciar el régimen político encubridor de funcionarios y policías en la provincia en que la trata de personas y la violencia de género son moneda corriente. También lo encontramos reflejado en los secundarios donde los jóvenes vuelven a organizarse para pelear por sus planes de estudio y para no ser utilizados como mano de obra barata en empresas privadas. Hoy más que nunca;

¡Los lápices siguen escribiendo!
No olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos.

sasss

sellos

¡Y la Izquierda pasó al Frente, nomás! …unas primeras líneas de balance tras las elecciones en FSOC

            Terminó la locura electoral con una gran noticia; el triunfo de “La Izquierda al Frente”, que recuperó cuatro Centros de Estudiantes (Sociales, Filosofía, Psicología y Exactas). Además, el Frente de Izquierda también tuvo su expresión en Derecho (con una gran elección del 7,7%). En el caso de FADU y Económicas, desde la Juventud del PTS nos presentamos solos, para intentar dar la pelea desde las banderas del Frente de Izquierda, a partir de la negativa de los compañeros del Partido Obrero (que optaron por mantener los frentes con Libres del Sur en FADU, y La Mella en Económicas). Sacamos 7,78% y 1,76%, respectivamente.

En el caso de Sociales, donde ganamos el Centro con el voto de 2866 estudiantes, también hicimos una gran elección en las obligatorias; recuperamos la mayoría estudiantil en el Consejo Directivo, que estaba en manos del kirchnerismo. Defendimos la mayoría en las juntas de Carrera de Sociología y Comunicación, y la minoría  en Políticas. Y los candidatos a directores de la Izquierda de Socio (Cecilia Rossi) y Comu (Carlos Mangone), no solo ganaron en el claustro estudiantil, sino también en el absoluto de votos, pero no estarían asumiendo por el antidemocrático sistema de voto ponderado con el que las camarillas gobiernan la UBA.

El retroceso del kirchnerismo y el fenómeno del Frente de Izquierda en la juventud

            Ya lo veníamos diciendo: el pronunciado giro a derecha del kirchnerismo iba a tener su correlato en las elecciones de la UBA. Las facultades no son una burbuja. Los crímenes sociales de La Plata y Once, los Milani, los Chevron, el pasearse con Scioli dejando la agenda “progre” en el olvido, son cosas que pesan, sobre todo en la juventud. En paralelo, el fenómeno del Frente de Izquierda viene en ascenso. Los que mantuvimos en alto nuestras banderas socialistas, anticapitalistas y de independencia de clase, comenzamos a ser vistos como una referencia a nivel nacional para miles de jóvenes. Y eso tuvo su correlato en estas elecciones en la UBA.
Marea Popular (El Empuje, en Sociales) quiso tapar este fenómeno haciendo una discusión despolitizada de cara a los estudiantes. Advertían que se venía el “cuco de la Cámpora”, desconociendo el fenómeno de retroceso a nivel nacional y el ascenso del Frente de Izquierda. Para colmo, los que coquetearon en varias oportunidades con el kirchnerismo (armando, incluso, listas conjuntas, como en estas mismas elecciones en el claustro docente), ahora se acordaban de la necesidad de “enfrentarlo” por medio del “voto útil”. La falsa polarización mostraba su debilidad para discutir con la Izquierda de qué forma se enfrenta al kirchnerismo. Y mientras alertaban del “cuco”, fueron incapaces de salir de su rutina electoral para denunciar -por ejemplo- la entrega del petróleo a Chevron, con fuerte represión incluida en Neuquén. Como si el “kirchnerismo” fuese sólo un militante que reparte volantes dentro de una facultad, y no tuviese nada que ver con lo que ocurre afuera. Los compañeros de Marea Popular, que no terminaron de explicar qué significaba ser “la izquierda independiente” y armaron un frentón típico de centro-izquierda con el ex Alianza y sojero Lozano, deberán hacer un fuerte balance y autocrítica de cara a los estudiantes.

 Del fenómeno anti burocrático, a la apuesta de un CECSo democrático, participativo y junto a los trabajadores

             Desde En Clave ROJA (Juventud del PTS + Independientes) venimos dando el debate alrededor de qué tipos de Centros necesitamos y al servicio de qué los queremos poner. Las elecciones fueron un ejemplo muy gráfico para todos los estudiantes; los que ahora aparecían de a 60 o 70 para rodear una urna y mendigar un voto, se habían ausentado cuando nos organizamos desde los cursos para poner nuestros conocimientos al servicio de los afectados por el Crimen Social que inundó La Plata dejando cientos de muertos. O cuando nos organizamos para detener las reformas antidemocráticas en las carreras, o para defender al profesor Iñigo Carrera por su despido, o para hacer clases públicas en repudio a la represión en Neuquén y la entrega del petróleo.

El 31% de votos a La Izquierda al Frente no es un cheque en blanco. Reconstruir un CECSo movilizado, organizado desde las bases y que sea parte de la vida real es una tarea que queremos afrontar con todos los estudiantes. No nos interesa sustituir un aparato de centro-izquierda por uno “más rojo” pero que también se adapte al mecanismo heredado de la Franja Morada, de militantes rentados en los espacios de gestión.
Si algo nuevo empieza a surgir en el movimiento obrero, donde vimos a las Comisiones Internas clasistas y antiburocráticas marcarles la cancha a las patronales y a Moyano el pasado paro nacional del 20 de noviembre. Si algo nuevo empieza a surgir en la juventud, que se levanta y sale a las calles en Egipto, Europa, pero también acá nomás; en Chile, Brasil y Uruguay. Si soplan vientos de cambio y nos acercamos al “fin de ciclo” del gobierno kirchnerista, tenemos por delante la ambiciosa tarea de que el movimiento estudiantil vuelva a ser un actor que diga presente en las calles, junto a los trabajadores y peleando contra la universidad para pocos que quieren las camarillas. El CECSo es una importantísima trinchera sólo si la llenamos de participación y la ponemos a la altura de esas tareas. Esa es la apuesta que hacemos desde En Clave ROJA en esta nueva etapa que se abre.

sellos

Preocupados ante una serie de agresiones e irregularidades que empañan la elección de Centro de Estudiantes en Sociales; LLAMAMOS A LOS ESTUDIANTES A ESTAR ALERTAS Y A PARTICIPAR DEL ESCRUTINIO

COMUNICADO;

Viernes 6 de septiembre. Facultad de Ciencias Sociales

Preocupados ante una serie de agresiones e irregularidades que empañan la elección de Centro de Estudiantes en Sociales;

LLAMAMOS A LOS ESTUDIANTES A ESTAR ALERTAS Y A PARTICIPAR DEL ESCRUTINIO

Llegamos al último día de elección a Centro de Estudiantes de Sociales con una sumatoria de “infortunios” y hechos de violencia por parte del Empuje, conducción del CECSo, para con quienes integramos La Izquierda al Frente y estamos disputando la conducción del Centro.

Enumerando;
– En la Comisión Directiva del 28/8, El Empuje se levantó, llevándose las actas del Centro ya que estaba perdiendo su propuesta restrictiva de votación para los CBC (donde dejaron afuera, por ejemplo, a los estudiantes del CBC de Avellaneda)

– En el día de ayer, el padrón oficial “se perdió” camino al CBC-Martinez, llegando al lugar más de dos horas tarde de la apertura pautada de urnas (9am). Esto dejó sin votar a muchos estudiantes, en un CBC donde históricamente tiene mucho peso la Izquierda.

– Durante toda la semana las urnas se abrieron entre media y una hora pasadas las 9am, horario oficial de apertura de las urnas.

– En el día de ayer, un militante del Empuje le rompió la nariz de un golpe a uno de los candidatos a consejeros por La Izquierda al Frente, en el medio del pasillo de votación de Sociología, en la Sede de MT. Esa fue la coronación de un día de constantes provocaciones, donde el Empuje decidió saturar de militantes el pasillo en donde está haciendo una gran elección la Izquierda al Frente, en pos de desalentar la concurrencia de los estudiantes para votar.
FRENTE A ESTAS IREEGULAIRDADES, Y A HORAS DE FINALIZAR LA VOTACIÓN, LLAMAMOS A LA CONDUCCIÓN DEL CECSO (EL EMPUJE) A QUE DISPONGA DE LO NECESARIO PARA QUE EL ESCRUTINIO SE REALICE SIN INCONVENIENTES.

LLAMAMOS A  TODOS LOS ESTUDIANTES A PARTICIPAR DEL ESCRUTINIO OFICIAL, QUE VA A REALIZARSE EN LA SEDE DE MT LUEGO DEL CIERRE DE URNAS.

 

En Clave ROJA (Juventud del PTS + Independientes) en La Izquierda al Frente

El CECSO NO SIEMPRE FUE ASÍ: ESTE AÑO CON LA IZQUIERDA, POR UN CENTRO COMBATIVO Y DEMOCRÁTICO

Por Octavio Crivaro, ex presidente del Centro de Estudiantes de Sociales

Qué cosa, che. Hace años que vivo, laburo y milito en otra provincia, Santa Fe, pero Sociales “siempre vuelve”. Veo las discusiones que se dan en torno a la elección del que fue mi centro de estudiantes, y fueron tantas las cosas que vivimos, que se hace imposible no intervenir.

En primer lugar, porque es tal el inmovilismo al que llevaron al querido CECSO, que a muchos de los que fuimos partícipes de derrotar a la Franja Morada, a los que protagonizamos los más importantes procesos de cambio, de autoorganización estudiantil, de combatividad, de unidad con los trabajadores, etc., nos resulta inexplicable que esta organización, que fue el centro más participativo de la UBA, hoy esté como está.

Por eso quería decir solo esto: el Centro de Sociales no siempre fue una organización vacía de participación, un negocio alienado de vida política. Ni tampoco tiene que serlo a partir de ahora. A partir de la lucha que están dando los compañeros de la Izquierda al Frente para recuperar el centro para estas tradiciones “creativas”, me sentí interpelado a aportar estos párrafos.


Ni con los K ni con el Campo y la “opo” sojera

La última asamblea de la que participé fue en pleno conflicto agrario, en el 2008. ¡En aquel entonces hacíamos asambleas para discutir todas las cuestiones importantes! En esos días la izquierda se agrupó en tres posiciones. Los que se decían “izquierda independiente” (La Juntada-El Empuje) empezaron a asumir su kirchnerismo vergonzante. Decían que había que apoyar al gobierno frente a la derecha, y se hacían los sotas de que en el kirchnerismo estaban la burocracia sindical asesina, los empresarios golpistas y los menemistas reciclados. Otra sector de la izquierda, el MST y el PCR, le puso boina y barba a Biolcatti y quisieron vendernos una Sociedad Rural “guevarista”.

Fuimos los que militamos en la izquierda consecuente, los que hoy formamos el Frente de Izquierda, los que sostuvimos una posición “independiente”: ni con el gobierno, ni con los sojeros. Defendimos un centro y un movimiento estudiantil que no se subordinaran a ningún bando patronal, que se hermanara con los trabajadores y los desocupados. Nunca El Empuje-La Juntada mostró tanto énfasis en defender a un conflicto obrero, como el que mostró para defender al gobierno de Cristina, Boudou, Insfrán y Pedraza.


Una tradición de lucha y asambleas, que hay que recuperar

Antes, fuimos impulsores y protagonistas de todos los procesos más importantes del movimiento estudiantil de la Facultad, que fueron enterrados bajo la alfombra por la actual conducción: tapan la historia de un movimiento estudiantil “que se movía” para defender un centro anquilosado y con telarañas. Eso sí, con guirnaldas y dibujitos en las paredes.

En el 2002 tratamos de pensar: ¿cómo “meter” el ambiente rebelde y callejero del 2001, en una facultad hipnotizada por camarillas beneficiarias de un régimen universitario oligárquico? No tuvimos mejor idea que impulsar, votándolo en asambleas masivas, una elección directa del director de la carrera de Sociología. En aquel entonces, las camarillas nos llamaron “locos”, “enfermos”, hasta “primates”. Todo porque cuestionamos el aristocrático sistema vigente de elección y porque defendimos que el movimiento estudiantil debía ser parte de definir la orientación de la carrera. Luego de una histórica lucha (silenciada por la actual conducción que prefiere el método de la “rosca” y saludar a las camarillas “progres”, antes que la decisión de abajo hacia arriba), logramos hacer la elección y Christian Castillo del PTS, el Chipi, fue electo director de la carrera. Los que defendían una universidad isla, trinaban de bronca frente a esta insubordinación estudiantil.

No era sin embargo un mero reclamo “formal”: también empezamos a discutir la importancia de reformar los planes de estudio, de que haya más prácticas con organizaciones sociales, de que se hagan convenios con trabajadores y no con empresas privadas. Además la carrera se convirtió en un refugio para los sectores más explotados. Esa aula de la Planta Baja de Marcelo T, que hoy se repite con automatismo su nombre, “Kosteki y Santillán”, la inauguramos en un conmovedor acto con familiares de los compañeros, con piqueteros y obreros de Zanon, a días de ese brutal asesinato. Cuando la facultad daba la espalda a los trabajadores, nosotros abríamos las puertas. Uno de los responsables de esos dos asesinados, Aníbal Fernández, fue funcionario estrella del gobierno K que la UES (y El Empuje) defienden como progresista.

Luego de que ganamos el centro, como parte de la conducción, dimos una batalla diaria para que el centro se democratice en todo sentido: que los que trabajen en la secretaría de apuntes sean estudiantes sorteados y no militantes rentados; que todas las decisiones sean tomadas en asambleas a mano alzada; que el centro NO transe ni se subordine a ningún decano, y que luche para que la FUBA no sea un templo para la rosca, sino una organización abierta y democrática. Y por último: que hay que optar por los trabajadores que luchan contra la precarización laboral, los pueblos originarios que luchan por sus tierras, los organismos de DDHH que no se subordinan a la cooptación del Estado, y NO humillarse frente al gobierno que impulsa la represión y que integra a los asesinos de Mariano Ferreyra y de los compañeros Qom. El Empuje-La Juntada defendió lo contrario en cada uno de estos fundamentales preceptos.

Durante estos días, para muchos se cayó la careta del gobierno, que puso a un milico de la dictadura en el Ejército, que reivindicó ser un “pagador serial” de deuda externa y que aprobó a balazo limpio la entrega de la explotación del gas a Chevron. Como corolario, los que enfrentamos al gobierno (y a la oposición) en el Subte, en los conflictos de trabajadores, apoyando a los originarios, etc., fuimos apoyados por casi un millón de votos que sacó el Frente de Izquierda en agosto. Hoy más que nunca se valida la importancia de que los estudiantes tengan un centro que vaya a la lucha, y que no sea un constructor del statu quo.

Cuando era estudiante quería que el movimiento estudiantil retome las banderas del Cordobazo y del Mayo Francés, y no que recoja las banderas de los centros tallados por la Franja Morada, agregándole un tono rojo (light). Hoy, a años de haberme ido de la facultad, sigo deseando lo mismo. Y eso se puede lograr, construyendo organizaciones democráticas, independientes de las autoridades y de lucha. Lo contrario de lo que tenemos hoy en nuestro querido CECSO. Vaya un abrazo de un viejo compañero para todos los estudiantes de Sociales y para los compañeros de La Izquierda al Frente.

CARTA A LOS ESTUDIANTES Y DOCENTES DE SOCIALES. Por CHRISTIAN CASTILLO

Imagen

Las elecciones de esta semana a representantes de los tres claustros al Consejo Directivo y las Juntas de Carrera, junto con la renovación de autoridades del Centro de Estudiantes pueden significar una importante novedad política. Las listas de izquierda que impulsamos en los tres claustros pueden hacer una gran elección, logrando presencia en el Consejo Directivo, aumentando la que ya tenemos en las Juntas de Carrera y recuperando con la lista “La Izquierda al Frente” el Centro de Estudiantes. Esto sería el producto de una combinación de factores vinculados a la política nacional con otros que son propios de nuestra facultad. En lo nacional, el kirchnerismo ha sufrido un fuerte retroceso en las elecciones primarias de agosto. Gran parte de la clase dominante considera su ciclo agotado y apuestan por variantes de sucesión por derecha en el seno del peronismo (como Massa o el propio Scioli, hoy gran protagonista de la campaña del Frente Para la Victoria) o de otras fuerzas de los partidos del sistema (como los radicales y sus aliados o el PRO). En el otro polo político, la izquierda emergió como una referencia nacional cosechando en el caso del Frente de Izquierda y de los Trabajadores casi un millón de votos en todo el país, haciendo probable la llegada de la izquierda anticapitalista y socialista al parlamento nacional y las legislaturas locales en las elecciones de octubre. Muchos que creyeron que el kirchnerismo era “la izquierda posible” hoy se decepcionan viendo como entregan el petróleo a la Chevron a balas y gases en Neuquén, como ponen a represores como Milani al frente del Ejército o como se declaran “pagadores seriales” de la deuda externa y proponen pagarles a los “fondos buitres”. Después de una supuesta “década ganada” tenemos casi un 40% de trabajo no registrado, un manejo mafioso del sistema ferroviario (que produjo el asesinato de Mariano Ferreyra y los crímenes sociales de Once y de Castelar) y tres millones de familias sin acceso a una vivienda digna. El país continúa “sojizado” y las multinacionales mineras son apañadas por el oficialismo. En el movimiento obrero, después de una década de alianza con Moyano, el gobierno se apoya en parte de lo peor de la burocracia sindical, del agente de inteligencia de la dictadura Gerardo Martínez a Pignanelli, Andrés Rodríguez, Cavallieri o Caló.

 

En nuestra facultad, la gestión oficialista encabezada por Sergio Caletti no ha hecho nada progresivo sino todo lo contrario. Increíblemente seguimos con el edificio sin terminar, a más de diez años que fuera comprada la sede de Constitución. Cada peso que logramos fue con la lucha, la última la toma masiva del año 2010, enfrentada duramente por las autoridades de la facultad y las carreras que tildaron a los estudiantes de “fascinerosos”, con su típico macartismo. En las carreras impulsan cambios en los planes de estudio que son un retroceso respecto de los existentes. En nuestra carrera, Sociología, la reforma propuesta al profesorado va a privilegiar que las materias optativos y seminarios se hagan en la especialidad de “Sociología de la Educación” en detrimento del resto de la oferta académica existente, algo que solo sirve a algunos “kioskos” particulares en detrimento de la variedad y pluralidad de temas y orientaciones que caracteriza a la Carrera de Sociología. Además, se realiza para conseguir fondos para dedicaciones en el área de educación  a partir de seguir los criterios de la CONEAU, una institución contra la que lucha el movimiento estudiantil y docente por su matriz “banco mundialista”. Mientras no se dan rentas a docentes ad honorem que están en esa situación hace años (algunos llevan casi diez) se rentarían a docentes de las nuevas materias del profesorado. Esta es la verdadera cara de la reforma que está impulsando la gestión de la carrera de Alcira Daroqui, apoyada por la Juntada a nivel estudiantil.

No podemos dejar que pase esta verdadera contrarreforma que, reitero, no es una mera adecuación del profesorado sino una revisión del conjunto del plan de estudios pero no para mejorarlo sino para hacerlo menos pluralista. Sigue leyendo

SOCIALES: Carta abierta a todos los estudiantes de izquierda. ANTE UNA OPORTUNIDAD INÉDITA DE RECUPERAR EL CECSO PARA LA LUCHA

La elección a Centro de Estudiantes que comienza el 2 de septiembre trae consigo una oportunidad histórica, única para la izquierda desde hace varios años: la posibilidad de recuperar el Centro y que Sociales vuelva a ser una referencia política y de lucha junto a los trabajadores y sectores oprimidos, contra los gobiernos de turno, el Rector y las camarillas que dirigen la UBA.
Ya se escucharon muchas cosas en estos 15 días de clases. La más celebre, repetida por El Empuje: “Votame, votame, que viene el cuco de la Cámpora”, resume su despolitizada campaña. Cualquier persona que haya abierto el diario el lunes 12 de agosto, posterior a las PASO, es capaz de hacer este simple razonamiento: ¿Cómo el kirchnerismo, que ni el año del 54% pudo hacer pie en Sociales, podría ahora ganar el Centro cuando viene de perder cuatro millones de votos? Solo alguien que viva en una burbuja y piense que la Facultad es una isla podría repetir este ya viejo cuentito (o alguien que inventa un “cuco” para tapar cinco años de un CECSo inmovilizado).

La otra noticia de las PASO fue la elección histórica que hizo el Frente de Izquierda, ubicándose como 4ta fuerza a nivel nacional, y demostrando que se puede pelear también en el terreno electoral sin bajar ni una bandera de izquierda, ni edulcorar el discurso. Un trabajador del subte como Claudio Dellecarbonara -atacado por el macrismo por pelear por la seguridad de trabajadores y usuarios- candidateado al Senado (nicho emblemático de oligarcas y empresarios), un recolector de residuos como Alejandro Vilca candidato a diputado por Jujuy (que obtuvo un tercer puesto desplazando al candidato del PRO), o un obrero de Zanón en Neuquén que plantea llegar al Congreso para que “todos los funcionarios cobren lo mismo que un docente”, son algunas de las “provocaciones” que llevó el FIT al terreno electoral.

Mientras tanto, Marea Popular (El Empuje, en Sociales) viene de dar un brusco giro, y no precisamente a izquierda. Cuando aún no habían explicado en los hechos qué significaba ser “la izquierda independiente” (con coqueteos con el kirchnerismo incluidos, entre actos y candidatos en común en la UBA), armaron un frente de centroizquierda típica, con el ex Alianza, “economista preferido del Papa” y sojero (aliado a la Federación Agraria en el conflicto entre los K y las patronales del campo) Claudio Lozano. En vez de utilizar las elecciones para darle voz a los que no tienen voz, prefirieron usar el despolitizado planteo de “caminar distinto”, para pedir “cámaras de seguridad” o “aprovechar” los medios de comunicación para decir que “no hay que estigmatizar a La Cámpora”. Nada de denunciar -por ejemplo- al macrismo que en ese mismo momento reprimía en el Parque Centenario. Y todo eso, para ni siquiera superar el 2%. O, como dijo Itaí Hagman hace pocos días en el cierre del ENEOB, para cerrar en 2015 acuerdos con “la izquierda peronista”.

Si hacemos un paneo de las últimas elecciones de Centro de Estudiantes, podemos ver que El Empuje sacó un 30% (¿cuánto de eso puede perder con su nuevo perfil de centroizquierda, y con la acentuación de sus rasgos burocráticos a punto tal que les pintó aceptar 40 mil pesos del rectorado para “enrejaccionar” el estacionamiento recuperado de MT?), los K un 27% (que posiblemente disminuyan, como ocurrió con su magra performance nacional -donde cambiaron el “perfil progre” de Sabbatella para meterlo en el ropero y salir a pasear con Scioli- y viniendo de sumar esta semana el “Chevronazo”, con represión y balazos a docentes incluido) y las agrupaciones que integramos hoy la Izquierda Al Frente sumamos casi un 25%.
Si la universidad no es una “isla” y lo que crece es el Frente de Izquierda, la pregunta entonces es obligada: ¿vuelve La Izquierda al CECSo?


EN LA TRADICIÓN DE LUCHA DE SOCIALES ESTÁ NUESTRA FUERZA
Frente a la profundización de las prácticas burocráticas del Empuje, y su negación a abrir el debate y posicionarse sobre lo que pasa en la situación nacional, se vuelve imprescindible recuperar la rica tradición de lucha de Sociales (por historia, la Facultad más politizada y movilizada de América Latina). Frente a miles de estudiantes que ingresan, que valoran la militancia y se organizan en lugares de trabajo y barrios, pero no encuentran en la Facultad un espacio de organización de base que ponga en escena la potencia del movimiento estudiantil, nosotros peleamos porque esa tradición siga viva y vuelva a ser parte de nuestro Centro.

El colmo de un CECSo desmovilizado y despolitizado lo vimos el miércoles 28 de agosto, cuando el kirchnerismo reprimió en Neuquén a los trabajadores  de Zanón, a los docentes de ATEN, al pueblo mapuche y a los estudiantes que repudiaban en la puerta de una legislatura militarizada, el acuerdo que le entrega a la imperialista Chevron el petróleo hasta el 2048. Lo que terminó con un balazo de plomo en el pulmón de un docente, en Sociales –sin embargo- no alteró la rutina electoral de los militantes del Empuje, que siguieron con total normalidad en su burbuja, alertando del “cuco de la Cámpora”. ¿Qué es la Cámpora si no es el kirchnerismo que entrega el petróleo a Chevron?  Pero la conducción ni habló de este tema, cuando las organizaciones de La Izquierda al Frente apostamos a hacer lo que es tradición en Sociales cuando ocurren hechos de esta magnitud: impulsar el debate en los cursos para votar distintas medidas que rompan la normalidad, como el corte de calle y las clases públicas. Similar accionar hubo cuando ocurrieron las inundaciones de La Plata o la represión en el Borda. El Empuje como Conducción del CECSo se ha vuelto incapaz de conmoverse frente a lo que ocurre por fuera de la Facultad y de su agenda  de aparato estudiantil.

El caso del estacionamiento recuperado es otro triste ejemplo. Lo que nació allá por 2008 cuando estaba la Izquierda, como la toma de un espacio del Rectorado para el uso de los estudiantes, ahora reaparece enrejado, con el financiamiento de 40 mil pesos del mismísimo Hallú, que ningún estudiante pudo decidir si quería aceptar. Lo que siempre quiso y nunca pudo hacer el rectorado (vallar y normativizar el espacio), ahora lo hace El Empuje y lo presenta como una “conquista”.

Chevron, las inundaciones, el Borda, el Parque Indoamericano, la lucha del Roca y el asesinato de Mariano Ferreyra, la masacre de Once, etc: Ya pasaron demasiadas cosas como para seguir teniendo un Centro tan importante como el de Sociales, completamente inmovilizado y e indiferente con la realidad.


RETOMAR EL RUMBO DEL CECSO MOVILIZADO, CON ESPACIOS DE ORGANIZACIÓN DESDE LAS BASES, DEMOCRÁTICOS Y PARTICIPATIVOS
Así fueron los mejores capítulos de la historia de nuestra Facultad, como cuando enfrentamos a la gestión y le pusimos el nombre “Kosteki y Santillán” al Aula magna de la planta baja de MT, y esperamos cada vigilia con micros que iban de la puerta de Sociales al Puente Pueyrredón. Así fue que logramos democratizar los espacios del CECSo, donde la discusión por el sorteo de los puestos de trabajo para los estudiantes, para que no haya militantes rentados en el bar y la fotocopiadora, se dio de forma abierta en Asamblea General y de cara a todo el movimiento estudiantil, incluso teniendo diferentes posturas con respecto a esto dentro de la presidencia que compartíamos con los compañeros del Partido Obrero. Fue la combatividad del CECSo y la alianza con los trabajadores la que logró que se movilicen casi tres mil estudiantes a la fábrica recuperada Brukman, rodeada de solidaridad cuando la Policía Federal  quería desalojarla en el 2003. O cuando impulsamos la primera Comisión de Mujeres en Sociales con la participación de decenas de estudiantes y años más tarde la publicación de la Revista del CECSo, un espacio de debate de ideas abierto a todos los estudiantes y agrupaciones.

Esos son solo algunos de los ejemplos de la tradición de lucha y organización de un espacio que quiere recuperar la izquierda, para que el Centro más politizado de América Latina esté a la cabeza de desperezar los músculos del movimiento estudiantil,  contagiándolo con la irreverencia de una juventud que se levanta en todas partes, tanto en Egipto y Europa, como acá cerquita; con Uruguay, Chile y Brasil a la cabeza. ¿O vamos a ser nosotros, acaso, la excepción?


SI LA OPORTUNIDAD ESTÁ, APROVECHARLA DEPENDE DE NOSOTROS. SUMATE A RECUPERAR EL CECSo COMO UNA HERRAMIENTO POLÍTICA Y DE LUCHA PARA TOD@S L@S ESTUDIANTES

Con un marco inmejorable en pos de recuperar el CECSo para el movimiento estudiantil, llamamos a todos los estudiantes de Izquierda a sumarse a esta pelea que daremos en la semana, desde su lugar y posibilidades. Ya sea difundiendo la tradición de lucha del CECSo por las redes sociales, o impulsando el debate en los cursos junto al resto de l@s compañer@s de la Facultad. Si las posibilidades son objetivas, el rumbo de la historia lo define la intervención decidida de cada sujeto.

Sumate y recuperemos un Centro de Estudiantes organizado desde las bases.  Que esté Junto a los trabajadores y sectores oprimidos para la transformación radical de la realidad. Que siga el ejemplo del Centro de Humanidades del COMAHUE, que cuando entregaron el petróleo a Chevron, estaba en las calles junto a los trabajadores de Zanon, los docentes y los mapuches enfrentando a la Policía, y no en tribunales con el cuentito de la Ley de Medios (que a razón de una Corpo, montó otra pero con K) como estaba el CECSo. Un Centro que banque a los trabajadores del subte atacados por el macrismo. Que enfrente todos los intentos de mercantilizar la educación pública y pelee por el conocimiento crítico. Que sea independiente de los gobiernos, de la oposición patronal y de la centroizquierda sojera. Este año, con tu apoyo, vuelve la Izquierda al CECSo.

:::

logos