Los trabajadores de Lear y Donnelley dan clases en Sociales (parte II – Sede de Constitución)

por Laura, Mariana y Eze (Trabajo Social) y Lucia (Ciencia Política) 

El lunes arrancaba frío y con mucho viento, pero nada iba a poder frenar a los trabajadores de Lear y de Donnelley que se preparaban para venir a la facultad a contar a cientos de estudiantes y profesores la lucha que vienen llevando adelante, esa lucha que también es nuestra.
10506725_748908508503722_2268693856394001203_o

Los compañeros de Donnelley viajaron en su auto y nosotros con los de Lear, que ya nos estaban esperando en el acampe. El frío era mucho y se sentía helado, pero el deseo de venir a la facultad para contarnos de su lucha era mucho más grande; enseguida agarraron las cajas del fondo de lucha y se subieron al auto para salir a Constitución. Llegamos todos juntos, mostrando que su lucha es una sola, y que aunque el gobierno pretenda mostrar que son distintos, en esta están juntos. 

1493596_748909121836994_3411126618290635553_oLos pasillos, las aulas, las paredes de la facultad se llenaron de sus historias, de cómo están la están peleando. Los obreros de Donnelley contaban cómo habían puesto a funcionar las maquinas apenas pocas horas del cierre de la planta por parte de los yankis buitres, cómo se contactaron con los clientes a los que les hacen los trabajos y cómo ellos los felicitaban porque los trabajos los estaban haciendo muy bien. “Y se te infla el pecho cuando te dicen eso, porque lo estas haciendo vos solo con tus compañeros, no hay supervisor, ningún patrón, mostramos que nosotros solos podemos hacer el trabajo e incluso hacerlo mejor”10428166_748909771836929_1238691473792772516_o

 

Los compañeros de Lear lo dejaban bien claro por cada curso en el que pasaban: “a nosotros nos suspenden y nos despiden porque las patronales yanquis hacen lo que quieren en el suelo argentino. Tenemos una com10531351_748908108503762_3978114110884956785_oisión interna, nuestros delegados, que de verdad pelean por nuestros derechos, no como los de nuestro sindicato”. Los estudiantes escuchaban con atención, las aulas estaban en completo silencio y sólo se los escuchaba a los trabajadores, nadie podía decir nada. En mas de un aula se llevaron emocionantes aplausos, que arrancaban una sonrisa y mucha fuerza.

 10542691_748908685170371_5688558066163162360_o

Los trabajadores nos explicaron por qué venían a la facultad a buscar la solidaridad de los estudiantes y a pasar con su fondo de lucha: porque el riesgo enorme que tienen es que su lucha se quiebre por hambre. Por eso sus compañeras, madres, esposas, hijas, pieza fundamental en esta lucha conformaron una organización enorme y salen a los barrios a hacer colectas, buscan la mayor solidaridad. “Desde que mi esposa se metió en la organización con las compañeras a veces se entera de cosas antes que yo! Ellas nos dan una gran fuerza para seguir“, nos relataba un compañero de Donnelley.

10630650_748909868503586_883356762817277840_o
Los estudiantes desde el comienzo estuvimos bancando a los trabajadores, en los acampes, las represiones, en las medidas de lucha que tomaron… lo hacemos con la convicción de que si nos unimos a ellos podemos lograr gestas enormes. Cuando cantamos “que cagazo, obreros y estudiantes como en el cordobazo” lo hacemos con la seguridad de que esta unidad representa no querer dejar pasar ningún despido ni ver ninguna familia en la calle,  como ya pasó en los 90. Sabemos que si nos juntamos, podemos hacer temblar a los patrones y sus gobiernos y poner en jaque este sistema capitalista que solo tiene miseria para ofrecernos. Cuando vamos a la facultad, aprendemos de ciencia, historia, medicina,comunicaciones… y si todo eso lo usamos al servicio de los trabajadores? y si los contadores, técnicos, trabajadores sociales, etc usamos lo que aprendemos para apoyar las luchas en curso como la de Donnelley?.

10547885_748908825170357_6050941591970947510_o

Sabemos que esta lucha no es fácil y por eso decimos que están haciendo historia, porque “la gestión obrera no es solamente poner a producir la fábrica, con todas las características que tiene, las situaciones que se nos van presentando; sino también nos estamos enfrentando al Estado y al sindicato“.

 

Nosotras, como estudiantes, nos apropiados de la consigna ¡Familias en la calle nunca más! y vamos a seguir peleando por los puestos de trabajo junto a los trabajadores de Lear y Donnelley.

 

 

Anuncios

En Sociales, la clase la dieron los trabajadores de Lear y Donnelley

1897677_10204533682760478_7372148184106339887_n

Jueves, 18hs… los pasillos de la facultad de MT, rodeados de estudiantes que entraban a sus cursadas. Pero ese día, no sería igual a todos los demás. Ya sabíamos, que los valientes obreros de Lear y Donnelley, se acercarían a la facultad a contarles a los cientos de estudiantes y docentes, que su lucha es la lucha de todos.  Recorrían aulas, y pasillos, y explicaban: “Somos los trabajadores Lear y Donnelley, los que venimos resistiendo el ataque de los patrones y el gobierno, los que denunciamos al sindicato traidor del Smata, somos lo que decimos `familias en la calle nunca más´, y los que demostramos que nuestra lucha es la de todos los trabajadores”. Y así, iban empapando la facultad de Sociales, de la historia que ellos hoy están escribiendo.

Los estudiantes aplaudían, colaboraban con el fondo de lucha, escuchaban inquietamente a los compañeros que orgullosos, llenos de fuerza nos invitaban a ser parte de su pelea, y unirnos en una misma lucha! Algo está cambiando, y

10635865_10204678605908173_7764645542870834192_n sin rodeos, confiados en su fuerza, nos invitaban a que estudiantes y laburantes, peleemos en la calle bajo el mismo puño. Obreros y estudiantes, cambiando el rumbo de la historia, y poniendo nuestra fuerza al servicio de los más explotados.  

Llenos de miradas atentas, los laburantes cuentan cómo fue la experiencia de poner la planta de Donnelley bajo control obrero… los procesos de asamblea, y la inmensa alegría que da ir a poner en pie una fábrica sin patrones: “llegas a la planta, y te abre el portón un compañero tuyo, que te recibe con una inmensa alegría del orgullo de demostrar que los obreros no necesitamos a los patrones buitres que no dudan en dejarnos en la calle; nos dividimos en tareas, y vos sabes que el de al lado es tú compañero y está por lo mismo que vos”. Y así los compañeros de Lear y Donnelley, nos daban cátedra, de la imperiosa necesidad de coordinación en la lucha, de enfrentar a los enemigos, y de prepararnos para vencer. Los estudiantes, que rodeamos en el estacionamiento a los compañeros para seguir discutiendo y hablando, les preguntábamos: “¿cómo ayudamos a los trabajadores combativos de zona norte a que su lucha triunfe?”. Indudablemente, no fue un día más en la facultad; los estudiantes no queremos quedarnos en el molde. Como estudiantes, queremos salir a pelear con ellos; “¿cómo poner nuestros conocimientos al servicio de la clase trabajadora?, no queremos una facultad que funcione para fortalecer a los empresarios”.

10403674_10204678603788120_2359480068002728971_nDe mano en mano giraba su fondo de lucha, “para que las luchas no se quiebren por hambre”; lograron juntar en una hora $1000. Preguntas, fotos, videos y aplausos plantean una duda: ¿Qué pasaría si nos juntásemos obreros y estudiantes a enfrentar el ajuste? “Temblarían los patrones”, responden los compañeros de la zona norte.

Finalizamos la jornada, compartiendo un momento en el estacionamiento, rodeados de una muestra fotográfica, que refleja la gran lucha de los trabajadores de Lear, y cómo el gobierno, la patronal y la burocracia junto a las fuerzas represivas buscan en todos momento amedrentar su lucha. No lo lograron, y estos combativos obreros nos dan el ejemplo de cómo enfrentarlos, para que su lucha triunfe.

No podía ser de otra manera, luego de semejante jornada, la despedida (que nos reencontrará en las calles nuevamente), terminó al grito unísono de: “Universidad de los trabajadores y al que no le gusta se jode se jode…”

10616402_10204533827324092_6036731965970377323_n

 

Crónica de un Festival exitoso: 10mil pesos para el Fondo de Lucha de LEAR

10603238_604681839643107_4187545814428937136_n

Un sol primaveral se había encargado de calentar el asfalto del Estacionamiento de MT. Sus últimos destellos recibían a cientos de jóvenes que se acercaban a participar del Festival solidario con los obreros y obreras de LEAR, organizado por los Centros de Estudiantes de Sociales, Filo y Psicología de la UBA, en lo que auguraba ser un sábado distinto.

10313172_10204709736250244_5013906462387819364_n

Varios veníamos de una nueva y larga Jornada Nacional de lucha el día anterior. Pero ni la represión (donde se llevaron detenidos a cuatro compañeros; Viky Moyano, nieta restituída; Guillo, presidente del Ceprodh; Pato, legislador electo del FIT en CABA; y María, investigadora del CONICET y fundadora de Pan y Rosas), ni el lock out de la patronal (que cerró por 15 días la fábrica para no acatar el nuevo revés judicial que obliga a reincorporar a los delegados), ni la vista gorda del Ministerio, nos iban a detener.

Empezaban a rugir los acordes en la velada antibuitres. Abrió La Zinbata; rocanroles, buenas letras y tintes candomberos, ¡muy buena banda! Siguieron los compañeros de No hay tu tía y ya no había otra que bailar con esos vientos Ska que llegaban desde la zona sur del Conurbano. Luego fue el turno de Sargento Delirio y los Maniáticos de la Cachaca, con un acústico con cajón peruano, saxo y al frente la voz femenina. La luna llena alumbraba en lo alto, y Delirius Trement comenzaba su ritual desaforado; ska-punk-rocanrol, todo junto y mucho más, vientos, violín, y el cantante más delirante de la noche; para bailar, poguear, y plantarse en seco al aguacero amenazante. El cierre musical vino de la mano de Alta Farmacia, una mezcla de covers con producciones propias, percusión, teclado, coros y vientos, recetando unas cumbias siempre de turno. Cinco bandas dispuestas a hacer sonar sus instrumentos en apoyo a la causa de las familias que LEAR dejó en la calle.

Sin título

Mientras tanto, estudiantes secundarios se paseaban por el Festival con una remera y un CD firmados por los músicos de Salta La Banca, que donaron especialmente para rifar y juntar plata para los trabajadores. Por su parte, los estudiantes del IUNA también hacían su aporte con serigrafía y parches a colaboración para el fondo de lucha. Oportunidad única para llevarse estampada en la ropa esta lucha que ya es histórica.

Sin título2

Entre música, bebidas, comidas, y banderas palestinas de fondo -para que nadie se olvide lo mucho que duele la Masacre en Gaza-, recibimos la visita más esperada. Juan o el Perú -como lo conocen entre sus compañeros-, trabajador de LEAR en lucha por su reincorporación, se perdía entre los estudiantes, que armaban ronditas espontáneas para escuchar las lecciones que da la lucha obrera. El Colo, coPresidente del CECSo y militante de la Juventud del PTS tomó el micrófono y explicó que “LEAR es una de las 500 firmas más importantes a nivel mundial. De capitales yanquis, con sucursales superexplotadoras en todo el mundo, fue denunciada por los trabajadores de su planta en Honduras, porque los obligaban a usar pañales para que no pierdan tiempo de trabajo yendo al baño”. El coro de indignación entre los asistentes (con frases del tipo “no puedo creer que permitan eso y que no sean conocidos estos casos”) iba mutando en un canto amenazante; “¡Qué cagazo! ¡Qué cagazo! Obreros y estudiantes, como en el Cordobazo”.

El micrófono llegaba a las manos indicadas. Era hora del veredicto más esperado: las palabras del Perú, compañero de LEAR. “La burocracia del SMATA, la Verde, defiende los intereses del patrón. Por eso les molesta tanto que haya una interna combativa, la Celeste, que viene de ser votada por segunda oportunidad, ésta vez, por el 70% de los trabajadores de la fábrica. Me cansé de estar en fábricas donde los delegados pateaban para la empresa. Ahora encontré a compañeros que quieren defender a los trabajadores, ¿cómo no vamos a estar con ellos en esta pelea?”. También contó la importancia de una lucha que se volvió un faro contra los despidos, y la necesidad de hacer valer los fallos que ordenan reincorporar a la interna (“Necesitamos a los cinco delegados celestes adentro para ganar”). “¡Unidad de los trabajadores y al que no le gusta, ¡se jode! ¡se jode!”, se cantaba al unísono. El Perú se entusiasmaba, y le recordaba a los estudiantes el importante rol que toman en la lucha. “Nosotros a veces estamos muy metidos en el acampe, y se nos pasa todo lo que vienen haciendo alrededor de nuestra pelea. Y cuando nos encontramos con estas cosas, nos emocionamos. Estamos muy agradecidos. Ustedes recién cantaban ´qué cagazo, obreros y estudiantes como en el Cordobazo´. ¿Se acuerdan del Cordobazo? ¿Quién les dice que quizá, con esto, no estamos poniendo en pié uno nuevo?”, concluyó el Perú. Y el canto ya tenía otras bocas, y nadie lo podía parar.

peru

La velada fue un verdadero éxito. Pasaron alrededor de 400 personas, entre jóvenes trabajadores, estudiantes de Sociales, Filo, Psico, Económicas, FADU, Ingeniería, Derecho y estudiantes terciarios, entre otros. Juntamos poco más de 10 mil pesos limpios para el Fondo de Lucha, que entregamos al día siguiente en el acampe, ahí donde el fuego nunca se apaga.

10606620_10152613449073905_4857951854663821533_n

Contentos, orgullosos y emocionados por seguir acompañando esta histórica pelea. Y al Gobierno, sus perros policías y gendarmes, sus amigos buitres, y a los fachos del SMATA, ¿les queda claro que los despidos en LEAR NO PASARÁN? Todas nuestras fuerzas están puestas para que, más temprano que tarde, esos trabajadores puedan volver a entrar a la fábrica y que sus familias no queden en la calle.

(para ver más fotos del festival, entrá acá)

Mechi, las Nadus, Emi, Ale, Juan, Chopi, Lauti, Meli y el Colo.