A 7 años de la desaparición de Jorge Julio López. Este miércoles, nos movilizamos.


Este Miércoles 18 se cumplen 7 años de la desaparición en “democracia” de Jorge Julio López, sobreviviente de la última dictadura militar, luego querellante y testigo clave en la causa contra el represor Miguel Etchecolatz, y desaparecido el mismo día que debía declarar. Desde entonces, tanto el gobierno nacional como el provincial se llamaron a la inacción y al encubrimiento. No olvidamos que el por aquel entonces vocero, Anibal Fernández, decía que seguramente “estaba en la casa de su tía”. Es que ese mismo gobierno que se autoproclama defensor de los derechos humanos es el mismo que hoy se preocupa en darle más poder a la policía bonaerense implicada en su desaparición, mediante la designación de Alejandro “el mata guacho” (como es conocido en sus pagos de Ezeiza) Granados y de proponer que los pibes puedan ir presos a partir de los 14 años mediante la baja de la edad de imputabilidad.

Esa bonaerense es la misma que se llevó sin dejar rastros a Luciano Arruga por negarse a robar para ellos, es la misma fuerza represiva del estado que mata un pibe en las barriadas populares por causa del “gatillo fácil” todos los días, además de ser la verdadera organizadora de los grandes delitos, el negocio de la trata y el narcotráfico.

“Progres” y derecha, una misma “solución”: más policía

grana

Después de la derrota en las PASO, el gobierno nacional no para de tomar en sus manos la agenda que propone la derecha, principalmente la “inseguridad”, en un intento desesperado de sacarle votos a su competidor electoral Sergio Massa.

Como si no hubiera sido suficiente con las designaciones de Milani y Marambio, ahora van por una política de “mano dura” con la baja de la edad de imputabilidad a los 14 años y el fortalecimiento de la policía y las fuerzas de seguridad, con un programa de militarización de los barrios más humildes.

En lugar de atacar a las mafias policiales y combatir las causas de la pobreza, el gobierno propone criminalizarlos y reforzar los mecanismos represivos dando por tierra todo su discurso de defensa de los derechos humanos.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó este año cínicamente en los medios que “en Argentina nadie puede desaparecer”. En paralelo, le da más poder a la bonaerense, manda 4500 gendarmes para militarizar el conurbano, tenemos 5000 procesados por luchar, un sofisticado sistema de espionaje a los luchadores (el denominado “Proyexto X”) y ahora proponen bajar la edad de imputabilidad a los 14 años. Sabemos lo que eso significa; darle más poder a la fuerza que se llevó a Julio López, a Luciano Arruga y a tantos pibes.

Desde En Clave ROJA en la Izquierda al Frente, queremos construir un movimiento estudiantil que salga a luchar con los trabajadores y el pueblo pobre, que intervenga en la realidad como actor social de cambio, contra la represión, la impunidad de ayer y la de hoy, contra esa maldita policía que discrimina, espía y persigue y mata pibess en los barrios. Por eso te invitamos a movilizarte el miércoles 18 a las 18 hs. desde el Congreso hasta Plaza de Mayo junto al CECSo, para luchar contra la impunidad y la represión, y reclamar la aparición con vida de Jorge Julio López, Luciano Arruga y todos los compañeros y compañeras desaparecidos.

1240459_166628160193831_722549964_n

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Hoy, a 37 años de “la noche de los lápices” seguimos luchando contra la impunidad, la represión y la memoria de los estudiantes secundarios secuestrados y desaparecidos desde el 16 de septiembre de 1976 en La Plata. Jóvenes que no sólo reclamaban el boleto estudiantil, sino que eran militantes combativos de organizaciones de izquierda, cuyo fin era acabar con las miserias e injusticias del sistema capitalista.

Más de tres décadas después vemos resurgir un movimiento estudiantil organizado desde los secundarios y las universidades de nuestro país. Lo vemos en el movimiento tucumano que, luego de denunciar varios abusos sexuales por parte de la policía provincial a estudiantes, pasó de la lucha por el boleto estudiantil a cuestionar y denunciar el régimen político encubridor de funcionarios y policías en la provincia en que la trata de personas y la violencia de género son moneda corriente. También lo encontramos reflejado en los secundarios donde los jóvenes vuelven a organizarse para pelear por sus planes de estudio y para no ser utilizados como mano de obra barata en empresas privadas. Hoy más que nunca;

¡Los lápices siguen escribiendo!
No olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos.

sasss

sellos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s