Pequeña crónica, de una gran lucha: Gestamp

por Ceci

Son las 19hs. Estamos todos/as ansiosos por salir. Los pasillos de la sede de Sociales en MT explotan de estudiantes. Durante esa hora pico es más difícil atravesar el hall que avanzar por la avenida Córdoba a las seis de la tarde. Pero ayer nada impacienta porque en minutos sale el micro que nos llevará a una delegación de más de 55 compañeros de Sociales hasta Escobar, donde se encuentra la plata autopartista Gestamp. Ahí sobran el frío otoñal y la dictadura patronal, pero también el calor de la solidaridad y la fuerza de los trabajadores. Es que su lucha nos conmueve y se convierte en un gran ejemplo de, y para, los/as trabajadores/as pero también para la juventud, sabiendo que allí hay mucho que aprender.

Apenas bajamos del micro se sentía la emoción y empezamos a cantar con todas nuestras fuerzas “se va a acabar, se va a acabar, la dictadura, acá en Gestamp”. Y ahi se ven las sombras a lo lejos, los trabajadores salen de sus carpas algunos, otros afuera vienen a nuestro encuentro; también están las mujeres y tantos otros que llevaron solidaridad durante estos días.

Imagen

El cantito que inventó M., compañera de uno de los obreros que resiste sobre la grúa, nos llena el cuerpo de calor apenas llegamos, y las gargantas se unen para que se escuche tan pero tan fuerte, que a los 9 valientes no les queden dudas de que afuera hay aguante para rato.

 

“Se plantaron los pibe’en el puente grúa….

El martes por la mañana, 9 obreros, 9 hombres, 9 valientes… Ellos sortearon el portón y corrieron. Con todas sus fuerzas porque detrás venía la policía. Pero lo logaron. Se treparon primero, y ahí se plantaron. Las fotos que llegan de adentro muestran que se atrevieron a todo y los obstáculos no eran sencillos de sortear: toda la planta se encuentra militarizada por dentro y por fuera, en los baños y en el comedor, con perros y caballos. Sobre ese difícil lugar, resisten.

Imagen

 

… nosotras nos plantamos en el portón…

Así gritaban ayer las mujeres reunidas frente al portón. Compañeras de los trabajadores, referentes de organismos de DDHH, como Elia Espen –madre de Plaza de Mayo, Alejandrina Barry y Victoria Moyano hijas de desaparecidos, trabajadoras y delegadas como Lorena Gentile de Kraft. Su grito era claro y atravesaba el frío parque y la enorme planta hasta llegar a los hombres de la grúa: nosotras nos plantamos, estamos con uds.

Imagen

La enorme solidaridad obrera y estudiantil también vibra a pesar del frío en los piquetes que rodean la fábrica. Hay que tocar batucada para entrar en calor y aprovisionarse de muchos neumáticos para sortear la noche. También están los vecinos del barrio, los que hacen guardia, los que bancan a sus amigos, planean el puchero para todos, se quedan sin dormir durante la noche y hasta prestan sus casas, del otro lado de la vía por la cual todas las noches a la misma hora, pasa el tren carguero.

 

…. vamos a ver Gestamp si te queda claro…

Gestamp no es la excepción a la crisis que afecta a toda la industria automotriz y se suma a las medidas de otras empresas como Volkswagen y recientemente Lear (suspendiendo a 350 trabajadores). Sin embargo, amplios sectores del movimiento obrero empiezan a enfrentaImagenrlos. La lucha de Gestamp es una buena muestra, pero también el corte que protagonizaron hoy en el centro porteño los más de 120 trabajadores de Lear que se movilizaron, para mostrarle a las patronales que ellos no bajan la cabeza. También en Córdoba se organizan en Valeo y en Rosario se preparan para enfrentar las suspensiones que prepara la General Motors.

 

 

La organización obrera tiene que enfrentar no solo a estas patronales sino también a sus burocracias fascistas, conocidas por haber entregado decenas de compañeros durante la dictadura cívica militar, que mantienen intactos sus métodos patoteros y funcionales a las patronales.

Imagen

 

… queremos ya la reincorporación…”

 Las palabras de Robi hablan por sí solas. No hay mucho que se pueda agregar más que escribir en estas líneas el compromiso que sellamos ayer entre el humo de neumáticos que ardían y los mates que te convidaba algún trabajador… Apoyar esta lucha hasta el final. Para nosotros esa tarea es muy concreta, una pelea difícil pero entusiasmante por apostar a que el movimiento estudiantil sienta esta lucha como propia, porque nuestros Centros de Estudiantes pueden ser un lugar de puertas abiertas para los trabajadores que se preparan para enfrentar la crisis que quieren descargar sobre sus espaldas. Nuestra fuerza militante está al servicio de su lucha y también de esta pelea, por eso queremos que el próximo 3/6 nos encuentre realizando una gran Jornada en todas las facultades para que se escuche nuestro rechazo a cualquier intento de criminalizar la protesta social, con clases públicas y cortes de calles que le den visibilidad a la campaña.

 Imagen

Son las 12.05hs y todavía no hace todo el frío que sentiremos unas horas después. Alguien dice “hoy ya es 29, que viva el Cordobazo” y todos sonreímos. A nadie le quedan dudas de que fue la mejor manera de recibir un nuevo aniversario de esa gran gesta en la que obreros y estudiantes tomaron por un ratito, el cielo por asalto.

Anuncios

¿Quién es el abogado de Boudou?

Dibujo

El Curriculum de Darío Richarte

Darío Richarte, además de ser el flamante vicerrector de la UBA y esconder bajo el tapete un oscuro pasado como cabecilla de la SIDE durante el gobierno de la Alianza y miembro del círculo de confianza de Fernando De La Rúa, el Grupo Sushi, es sin dudas el abogado favorito y más solicitado a la hora de defender a funcionarios públicos por causas de corrupción. Su actual cercanía con el vicepresidente y cliente VIP de su estudio Amado Boudou y la afinidad que muestra con el dueño del monopolio mediático K, Sergio Szpolski, dejan a las claras que Richarte no tiene ningún tapujo en coquetear con cualquier fuerza política que se encuentre en el gobierno de turno.

El abogado del diablo

La mayoría de las causas judiciales por corrupción o lavado de dinero que involucran al núcleo kirchnerista pasan por las manos de Richarte y los socios de su estudio jurídico.
Más allá de haber sido funcionario del radicalismo y capo de la Franja Morada, en la última “dékada” ha tenido el (des)honor de desempeñarse como el principal abogado defensor del modelo “Nacional y Popular”. El caso más paradigmático es quizás el que implica la controvertida causa por la venta de la ex Ciccone, en la cual Darío Richarte y su socio Diego Pirota defienden al vicepresidente de la Nación, Amado Boudou (recientemente invitado a blanquear su imagen en 6, 7, 8) y a su amigo multimillonario José María Núñez Carmona, por denuncias escandalosas en relación al lavado de dinero.
sospechas-rol-Boudou-escandalo_IECIMA20121127_0013_7

 

Además, Boudou no es el único funcionario público que frecuenta el estudio del “Señor Ocho” (como era conocido Richarte en la jerga del espionaje). En la grilla de los abonados también se encuentran el ex Jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina (profesor en la Carrera de Ciencias Políticas de la UBA), denunciado por malversación de fondos millonarios destinados a campañas publicitarias del gobierno; el ex director ejecutivo del Organismo de Control de Concesiones Viales (OCCOVI), Claudio “Pachi” Uberti (uno de los hombres de confianza de Julio De Vido), imputado junto a Antonini Wilson en el escandaloso caso por tráfico de dinero, relacionado con la financiación de la campaña presidencial de Cristina en el año 2007; el vocero presidencial, Alfredo Scoccimarro; el ex subsecretario de Comunicación Pública Rodrigo “Rodra” Rodríguez, mano derecha del “Cuervo” Larroque; y el Secretario de Energía de la Nación, Daniel Cameron.
Y por si clientes VIP faltaran, también “comen” en su buffet el líder del Frente Renovador Sergio Massa (que confió a Richarte la defensa del caso escandaloso de las viviendas del programa Sueños Compartidos); el macrista Daniel Angelici y los dueños de la cadena de medios oficialistas Matías Garfunkel y Sergio Szpolski. Richarte tampoco hizo asco a la causa por la megaestafa del caso Schoklender en el manejo de dinero para la Fundación Sueños Compartidos.
Para tomar nota también en su “curriculum”, el flamante vicerrector de la UBA asumió la defensa de Fernando de Santibañes, su jefe como cabeza de la SIDE, quien fuera indagado nada más y nada menos que por una vinculación con los sobornos para la votación de leyes en el Senado, como fue la famosa “Ley Banelco”, que buscaba desregular el mercado de trabajo para facilitar las tercerizaciones y los contratos en negro.

 

“El señor 8” y los servicios secretos del Estado
La SIDE, actual SI (Secretaría de Inteligencia), es el organismo del Estado encargado de confeccionar planes de inteligencia para el gobierno. Debe recolectar información y también producirla, manteniendo su carácter secreto.
Resulta escalofriante tomar nota de ciertas tareas de inteligencia del Estado, como las que salieron a la luz a raíz de la denuncia del Proyecto X, mediante el cual la Gendarmería espía a los luchadores populares, o la infiltración en organizaciones como el caso del policía Américo Balbuena en la Agencia Rodolfo Walsh durante 10 años, recabando información para la Policía Federal. Estas políticas de espionaje son, sin embargo, un ápice de las tareas que realiza la SIDE y que el Estado se encarga de mantener absoluto silencio.
Richarte no ocupó su alto cargo en la SIDE en cualquier momento, sino que lo hizo mientras se encontraba en el poder el gobierno de la Alianza que ostenta, según los datos recolectados por CORREPI, el mayor índice de represiones y asesinatos por parte de las fuerzas represivas en el menor tiempo desde 1983. El vicerrector de la UBA dirigía los servicios de inteligencia del aparato represivo responsable de los 38 asesinatos en las jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001. En un momento de la historia en que proliferaban movilizaciones de miles de desocupados, trabajadores y estudiantes en las calles, es claro que la “aguja del espionaje” y las tareas del “Señor 8” estaban puestas sobre las organizaciones y quienes salían a luchar contra una situación económica desesperante.

Un amigo de la “Korpo”

Luego de su retirada como número dos de la SIDE, Richarte pasó al plano de los negocios. Es actualmente subdirector de la revista La U (que se reparte gratis en la UBA), editada por EUDEBA y creada en el año 2002 con apoyo de su cliente y empresario mediático Sergio Szpolski y el ex ministro radical y operador político de los servicios de inteligencia, Enrique “Coti” Nosiglia. Szpolski, uno de los dueños de los multimedios K, no solo está involucrado en la edición de esta revista, sino también en los diarios El Argentino y Tiempo Argentino y en medios radiales y televisivos, además de ser el vicepresidente ejecutivo del grupo Veintitrés.
Esto le da una particularidad, ya que la revista Veintitrés mantendría un fluido contacto con la Secretaría de Inteligencia, que varios medios de comunicación denunciaron nutriéndose de información proveniente de este organismo y también de sus cuadros técnicos. Con ayuda del actual vicerrector de la UBA, el empresario mediático oficialista habría conocido a varios de los integrantes de la Secretaría, entre ellos, Alberto Mazzino, un agente que trabajó para Fernando De Santibañes y Carlos Becerra (ex titulares de la SIDE, secundados por Richarte). Mazzino es el nexo que el empresario utiliza para extraer información de los papers redactados por la Secretaría de Inteligencia.

 

noricharte
De la SIDE y la corrupción al rectorado
Un extenso y turbio curriculum como este se “metió” de lleno desde las elecciones del año pasado en el gobierno de la Universidad de Buenos Aires. Sin embargo, es un prontuario que, para algunos, parece pasar desapercibido, ya que los “progres K” que comparten filas con estos personajes en el rectorado, nada han dicho al respecto. No se han gastado los regueros de tinta ni minutos de aire para hablar de los antecedentes del ex SIDE, como sí lo han hecho a través de sus medios afines para enfrentarse a los propios estudiantes de la UBA cada vez que se hace pública alguna de sus demandas.
El nombramiento de Richarte como segundo hombre en el Rectorado fue denunciado desde un primer momento por el estudiantado por expresar la continuidad de una política de ataque, persecución y disciplinamiento hacia la juventud. Es tomado en la misma sintonía que los proyectos de espionaje hacia los militantes sociales por parte de la Gendarmería a través del Proyecto X, la intervención de los Servicios de Inteligencia en la Agencia Rodolfo Walsh o el proyecto de “Ley Antipiquetes” que anunció recientemente el oficialismo.
El kirchnerismo ha sabido ubicar en el rectorado a un íntimo de su círculo de confianza, a quien acudió presuroso cada vez que se vio involucrado en escándalos de corrupción y grandes negociados. No es casual que haya sido este el personaje ubicado en el seno del gobierno de la UBA, ya que tiene antecedentes de participar como denunciante en un juicio contra estudiantes que se manifestaban contra una elección fraudulenta, a fines de los años noventa.
Queda claro: Darío Richarte no dudará en hacer valer su abultado currículum y sus entretejidos de relaciones con los poderosos para el ejercicio de su nuevo cargo.

En defensa de la libertad de cátedra: No al despido de Juan Iñigo Carrera

Por Christian Castillo*
Christian_Castillo_1_ByN
El concurso mediante el cual pretenden despedir de su cargo al profesor Juan Iñigo Carrera, significa un muy preocupante precedente para el conjunto de la comunidad educativa. En primer lugar, se trata de un docente de una importante trayectoria en nuestra facultad. Se lo quiere desvincular de una cátedra que el mismo creó y que sostiene hace once años, gran parte de ellos ad-honorem. El concurso fue impugnado por el docente por incurrir en graves irregularidades.

Por otro lado, en el dictamen del jurado se descalifica la utilización de categorías marxistas por parte de Iñigo Carrera. Esto es incompatible con la libertad de cátedra, garantía para que en la universidad se expresen todas las corrientes de pensamiento, sin condicionantes. La defensa de Iñigo Carrera es inescindible de la defensa de la pluralidad ideológica, y la validación de estos argumentos implicaría un grave antecedente.

Esta situación desnuda además el carácter antidemocrático de los órganos de gobierno de la universidad y del propio sistema de concursos. Después de años de trabajo ad honorem y de ser su materia reafirmada una y otra vez durante once años, el cargo “interino” de Juan Iñigo debió ser transformado en “regular”, al igual que debería ocurrir con numerosos profesores. Personalmente, fui un impulsor de que la materia «La formación económica de la sociedad argentina y su crisis» encabezada por Juan pudiera darse en Sociología, cuando me tocó estar al frente de la Dirección de la carrera producto del proceso de “elección directa”.
Es necesario coordinar esfuerzos entre estudiantes, docentes y no docentes de Sociales para impedir esta avanzada de la gestión, reclamando la anulación del concurso y que se tenga en cuenta la trayectoria docente de Iñigo Carrera, garantizando su continuidad al frente de la cátedra y su estabilidad laboral. El comunicado de la Gestión de la facultad a propósito del boicot que ellos mismos realizaron de la última sesión del consejo directivo, es expresión de que se trata de una lucha testigo para el conjunto del movimiento estudiantil y docente.

*Diputado Provincial por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT)
 Docente de la Facultad de Ciencias Sociales

Miér 21/5: ¡TODOS a la ASAMBLEA INTERCLAUSTROS DE SOCIO! Frenemos la persecución ideológica y el despido de Iñigo Carrera en Sociales!

En los últimos días un hecho escandaloso inunda los pasillos y las aulas de Sociales. A menos de dos meses de asumida la nueva gestión de nuestra facultad, ya demostró que nada se improvisa y que se embarcó en una carrera contra el tiempo (marcado por la sucesión presidencial 2015) para atrincherarse en Sociales a como dé lugar.

Se dio a conocer el concurso de un cargo titular de la materia optativa de Socio “La formación económica de la sociedad argentina y sus crisis” que tenía que regularizar la situación laboral del prof. Iñigo Carrera. Sin embargo, luego de dar clases por años como ad honorem, de armar la materia, de conseguir un lugar entre las cátedras que mantienen una posición ideológica distinta a la dominante, el gobierno de la facultad arma un concurso donde lo que predomina es un supuesto criterio formal de evaluación y la trayectoria de Iñigo le vale su despido. Con este hecho sin precedentes, la gestión “va más allá” y avala que el jurado evalúe a Iñigo Carrera con descripciones que afirman que utiliza “categorías marxistas”[1]. Se trata de un despido pero también forma parte de un ataque reaccionario de la gestión a la pluralidad ideológica.

El decano Postolski (Carta Abierta), redactor y defensor de la ley de medios, alrededor de la cual diseñó su reforma del plan de estudios de la Carrera de Comu en los años en que se desempeñó como director de dicha carrera, es hoy uno de los tres decanos autodenominados “progres” (a prueba de Sciolis, Milanis y Bernis) con la tarea de “gobernar” una de las facultades claves de la UBA para las principales políticas K.

Este despido discriminatorio a un docente reconocido por esta casa de estudios, tiene sustento en una universidad de clases, en donde la cualificación y la difusión-producción ideológica está al servicio de los intereses del mercado y del Estado, para seguir reproduciendo el statu-quo. Tal es así que mientras miles de docentes se ven obligados a concursar para regularizar su situación laboral, los funcionarios cobran más de $650 mil y $1.000.000 anuales. Las diferencias brutales en los ingresos, tienen su explicación en la composición antidemocrática del cogobierno universitario, donde una porción minúscula de profesores y funcionarios deciden sobre y a pesar de los intereses de las mayorías estudiantiles, docentes y no docentes. Por eso, la bronca que genera en docentes y estudiantes en la Carrera de Sociología en particular, responde al apoyo masivo a la campaña que hicimos desde la Izquierda el año pasado, planteando entre otras cosas, el rechazo al concurso discriminatorio de Iñigo Carrera y nuestro cuestionamiento al funcionamiento antidemocrático de la universidad.

 

Dime con quién andas…

A contramano del clima festivo que aparenta la gestión entrante, el kirchnerismo se encuentra en los albores de su fin de ciclo. Por eso, aunque se empeñen en negar cualquier similitud con sus colegas del rectorado, las camarillas (radicales, kirchneristas y macristas) manifestaron en varias oportunidades el acuerdo que tienen para gobernar la UBA, tal es así que el año pasado se presentaron como lista única los profesores que se identifican con distintas variantes patronales.

A tono con la derechización del gobierno, el PRO aplaude de pie la ley antipiquetes del diputado K Kunkel, condenan junto al massismo y el FAUNEN a los petroleros de Las Heras, atacan a los trabajadores y festejan el ajuste, la UBA también los encuentra unidos. Contigo pan y cebolla…

La designación de Dario Richarte, subsecretario de la SIDE durante el gobierno de la Alianza, como vicerrector de la UBA pasó sin que uno sólo de estos “progres” escribiera siquiera dos renglones de carta abierta. Es evidente que su preocupación somos los estudiantes, los docentes y la izquierda, ya que dedican espacio en Página/12 para atacarnos pero no así para denunciar a un imputado por las muertes del 2001 como Richarte. ¿Cuanto desacuerdo podrían tener cuando su gobierno pone al frente del Ejército a un ex represor como Milani? No es el único. La gestión de Barbieri nombró Sercretario General de la UBA a Mas Velez, presidente de la FUBA en el ‘96 cuando se dedicó a boicotear las luchas del movimiento estudiantil contra el ajuste, tarea que lo llevó luego al cargo de ministro de Desarrollo Social y Medio Ambiente de la Nación del gobierno de la Alianza. La lista sigue y el show de “no somos lo mismo” que llevan adelante las gestiones K es sólo para las cámaras y alguna que otra carilla en Página/12, no les pidan más. Sin embargo, no sorprende este silencio de los mismos funcionarios que aprobaron reformas antidemocráticas de los planes de estudio, pasaron las cesantías de cientos de docentes, mantienen a miles de docentes sin percibir salario y celebraron su asunción detrás de las vallas del rectorado con custodia policial.

 

Una carrera por la sucesión (también en la UBA)

Hacia la reconfiguración del escenario político en 2015, para que pase el ajuste a los trabajadores y sectores populares con el que todos acuerdan, las gestiones están militando para alinear a la UBA tras las reglas de la “nueva” Ley Nacional de Educación Superior -de Adriana Puigross del espacio kirchnerista- (calco y copia de la LES menemista) e imponer una relación de fuerzas favorable a sus intereses. Entonces, lo que salta a la vista es que para sus objetivos necesitan un movimiento estudiantil paralizado e incapaz de ir más allá en su cuestionamiento a la universidad al servicio de las reglas de mercado, como han sabido defender con mecanismos antidemocráticos de gobierno e inclusive con las fuerzas represivas.

En momentos en los que amplios sectores de trabajadores y jóvenes avanzan en una experiencia de ruptura con el gobierno y toman protagonismo en el escenario nacional junto a la izquierda, como quedó demostrado en el segundo paro general -el 10A- durante el gobierno kirchnerista, desde el movimiento estudiantil tenemos pendiente una entusiasmante tarea: retomar las mejores tradiciones que ha sabido forjar junto al movimiento obrero, recuperando una crítica profunda a esta universidad cada vez más moldeada por la lógica del mercado, incapaz de poner su conocimiento al servicio de resolver los grandes problemas que afectan a las mayorías trabajadoras y populares y unir nuestra fuerza a la de los trabajadores que ya comienzan a levantarse y se organizan para frenar el ajuste, los despidos y los ataques persecutorios en sus lugares de trabajo.

Los concursos: de amigos, de aliados y algo más

La universidad asume de lleno un rol de selección de personal que se adapta a una lógica mercantil de la docencia, en la que se compite por puntos mientras que se legitima y “legaliza” la existencia de miles de docentes ad-honorem y precarizados que se pasan toda su carrera “aguantando” la apertura de nuevo concurso en el cual competir con sus propios compañeros para, con todo el viento a favor, obtener una renta.

Los concursos están, por un lado, ligados a la estructura de cátedra de la UBA- estructura de un titular, con JTP y ayudantes, que por otra parte ha quedado más que anacrónica dada la universidad de masas- y tiene una funcionalidad política; el docente titular regular, una vez concursado, pasa a pertenecer a la élite de los 200 profesores que eligen TODOS los funcionarios del sacrosanto “gobierno universitario” o sea los Postolskis y cia. He aquí el problema o la importancia de “pertenecer” o no “pertenecer” a la casta privilegiada. De esto surge el “manoseo” y el favoritismo de los concursos, que son un lugar de “pelea” de camarillas. Los concursos no son un lugar donde se dirima el mérito académico, ni la idoneidad de un profesor, sino un “medio” para consagrar o ampliar “los partidos” de la camarilla gobernante. Mientras tanto miles de docentes JTP y ayudantes engrosan el claustro de graduados.

Por eso, nosotros peleamos por la carrera docente, para poder ingresar a la docencia a través de una carrera sin tener que “rogar” o “caerle bien” académica, personal, ideológica o políticamente a tal o cual titular o funcionario. Peleamos por esto mientras exigimos el pase a planta permanente de todos los trabajadores que ya ejercen la docencia en nuestras facultades. Rechazamos completamente que en 2014 sean más de 10 mil los docentes que trabajan sin percibir salario alguno, mientras el rector Barbieri llega a un ingreso de casi un millón de pesos y los decanos de las facultades, ¡cobran un sueldo que no baja de los 50.000 pesos mensuales! Por eso peleamos porque todos los funcionarios cobren lo mismo que un docente, al igual que lo hacen nuestros diputados nacionales y provinciales, que cobran lo mismo que cualquier trabajador cualificado o docente.

El concurso de Iñigo: su despido discriminatorio y persecutorio

El caso paradigmático de Iñigo Carrera pone de nuevo sobre la mesa el por qué los concursos no funcionan como garantes de la estabilidad laboral sino que son funcionales a los intereses de las camarillas gobernantes.

Imagen

Se trata de un concurso que lleva casi un año, al cual el Prof. Iñigo Carrera se presenta para conseguir que se regularice su precaria situación laboral en la carrera de Sociología. Su materia “La formación económica de la sociedad argentina y sus crisis” se incorporó al plantel de materias optativas de Sociología mientras el prof. Christian “Chipi” Castillo fue director de la carrera como resultado de la elección directa que llevaron adelante cientos de estudiantes en el 2002. El llamado a concurso sólo podía tener como resultado la necesaria regularización laboral de acuerdo a su trayectoria al frente de la materia.

Sin embargo, si uno se acerca al detalle del concurso, sobran las irregularidades que violan las propias reglas que las gestiones dicen defender. Los veedores estudiantiles y graduados no están presentes en la redacción del dictamen, lo que ellos mismos llaman la “ampliación” no es más que la repetición con otras palabras de iguales argumentos y todo esto por no poder explicar cómo es que el jurado se convierte en un “tribunal ideológico” capaz de juzgar si el profesor utiliza categorías marxistas y si eso es perjudicial para el dictado de una materia de la carrera que trata justamente de la formación de la estructura económica argentina desde una perspectiva marxista.

Con estos métodos nuestra pelea junto a los profesores por la “carrera docente” se convierte en una batalla contra la precarización e inestabilidad laboral y por la amplísima pruralidad ideológica como en el caso de Iñigo en su paso por Sociales: ¡primero ad-honorem, luego interino y ahora despedido por utilizar categorías marxistas!

La respuesta de Sociología: Oberti, Funes y La Mella no tienen nada de progresistas

La carrera de Sociología, donde dirige el espacio “Imaginación Sociológica” y del cual forma parte la corriente “La Mella-Marea Popular” (ex conducción del CECSo durante los últimos 5 años) ha respondido al despido de Iñigo Carrera con un comunicado enviado horas antes de la sesión en la que se iba a votar la aprobación del concurso, firmado por Alejandra Oberti, la directora de la carrera y Claudia Bacci, su secretaria académica.

En este comunicado, enviado por mail a la comunidad de sociales, la gestión de la carrera intenta poner “paños fríos” a la situación del profesor Iñigo Carrera. Alegan que no se trata de un despido ni de ningún tipo de ataque hacia este docente, más allá de las “distintas comunicaciones” que se han dado en relación a esta materia.

Los compañeros del espacio “Docentes de Izquierda” han respondido a esta verdadera burla a los docentes de Sociología. La dirección de la carrera, mientras busca eximirse de responsabilidad, no hace más que justificar por qué no garantizaron bajo ninguna forma la continuidad laboral de Iñigo Carrera cuando está a 2 años de jubilarse.

Si la gestión de la carrera estuviera en realidad preocupada por garantizar la “Carrera docente”, “¿Por qué hasta horas antes de que la gestión de sociales pretenda votar el retiro de Iñigo no manifestó ningún tipo de preocupación en relación a la continuidad laboral de Iñigo Carrera?” se preguntan los docentes. Porque son ellos quienes tomaron la política de no cuestionar bajo ninguna forma como se dan los concursos en la Universidad de Buenos Aires, por eso mismo no tomó ningún tipo de cartas en el asunto y se proponen votar junto a Postolsky y compañía la remoción del cargo a Juan Iñigo Carrera.

Esta respuesta “justificatoria” viene de boca de una gestión masivamente cuestionada. Esto se demostró en el intento de reforma de Oberti sobre el profesorado, para dejar a la carrera lista de cara a la evaluación de la CONEAU, que concluyó con la respuesta de cientos de estudiantes y profesores participando de las asambleas interclaustros en rechazo a esta avanzada.

Luego de este intento, la camarilla que gobierna Sociología sólo pudo mantenerse en la dirección a partir del mecanismo anti-democrático de gobierno de la UBA. Si los votos se contaran de forma directa, o sea de lo que trata realmente la democracia (una persona = un voto), hubiera ganado la candidata de la Izquierda al Frente, Cecilia Rossi, que era apoyada por quienes reivindicamos el proceso de elección directa de Sociología de 2002; una gran batalla contra el régimen anti-democrático de la universidad que pudo establecer (pudiendo establecer) al primer director de carrera elegido por el movimiento estudiantil. No es casualidad que el Consejo Directivo de Sociales busque consumar un cambio a su favor en la relación de fuerzas empezando por Sociología.

Al igual que en el 2002 cuando las autoridades de la facultad intervinieron restableciendo el régimen anti-democrático del voto ponderado, ahora avanzan para barrer las conquistas que ha dejado esa elección, como por ejemplo la pluralidad ideológica -gracias a la cual por ejemplo se inscribió la materia de Iñigo Carrera-, avanzando sobre los contenidos marxistas de la carrera con el objetivo de fortalecer a una gestión kirchnerista que se encuentra fuertemente cuestionada.

 

Nuestro desafío

Desde la Juventud del PTS – copresidencia del CECSo, parte de la mayoría estudiantil en el Consejo directivo y en la carrera de Sociología- estamos convencidos que el conjunto de los estudiantes y docentes de la Facultad de Sociales, podemos frenar el despido persecutorio y discriminatorio de Iñigo Carrera y hacer valer el rechazo a este concurso que es la máxima expresión de una universidad que rechazamos, donde estos mecanismos garantizan la designación de docentes amigos y no la estabilidad laboral para miles de docentes precarizados y sin salario. Denunciando este régimen universitario y rechazando el despido de Iñigo acordamos con cientos de estudiantes que apoyaron a la Izquierda al Frente en las elecciones de Centro y de Consejo. En Sociales no podemos permitir que un grupo minúsculo con el interés de seguir reproduciendo el statu-quo y arrogándose el poder de decidir a pesar de las grandes mayorías, decida que un docente abandone una cátedra que construyó con años de trabajo gratuito por utilizar categorías marxistas.

Imagen

El fin de ciclo del Gobierno Kirchnerista y la unidad reaccionaria entre los distintos proyectos patronales (del oficialismo y de la oposición) se expresa en la UBA con Richarte y en Sociales con este despido. La Juventud del PTS va a poner todas sus energías para dar esta pelea, porque entendemos que única forma de apostar a que el movimiento estudiantil vuelva a convertirse en un actor político frente a los tiempos por venir, y nos encuentre junto a los trabajadores y sectores populares, es si paramos la avanzada de la gestión. 

Tenemos una importante tarea como CECSo en estos días, organizándonos en los cursos, abriendo el debate con los docentes, votando mandatos por curso que amplifiquen las voces en la próxima asamblea interclaustro para que resolvamos entre todos como impedimos el despido de Iñigo Carrera y denunciamos esta persecución que hoy es sobre un docente pero si pasa se convertirá en un mal  precedente para nuestra Facultad. 

Invitamos a todos a participar de la próxima asamblea interclaustros,

 

      Miércoles 21/5, 19hs en MT, TODOS a la asamblea interclaustros

                     NO al despido de Iñigo Carrera

                     NO a la persecución ideológica

                     Democratización YA de la universidad 

Los concursos: un poco de historia

Hasta la Reforma del 18, la ley universitaria vigente, conocida popularmente como Ley Avellaneda (ley 1597) establecía que era el poder ejecutivo el encargado de designar a los profesores al frente de los cursos. Con la Reforma del 18, que incorpora la autonomía universitaria y el cogobierno, entre cosas se implementan por primera vez los concursos de oposición. Este mecanismo, por el cual debe pasar cualquier docente que aspire a un cargo en las universidades, buscaba contrarrestar la injerencia del poder ejecutivo en la vida universitaria.

Durante los gobiernos peronistas, se sanciona la Ley Guardo que garantiza al ejecutivo la potestad de designar a los docentes. Con este respaldo, el peronismo realizó una importante purga de intelectuales opositores.

Será la llamada “revolución libertadora” la que derroque con un golpe militar al gobierno de Perón, intervenga las universidades y pronto se vea en una encrucijada de cara a amplios sectores del movimiento estudiantil e intelectuales que la apoyaron para derribar el peronismo al que denunciaban por coartar la libertad de pensamiento. Para no perder su apoyo le “devolverá” a la legislación universitaria algunas de las principales conquistas de la Reforma del 18, entre las que hacen a la autonomía universitaria, que el concurso sea el que defina los cargos docentes sin intervención del poder ejecutivo, mientras siente las bases para avanzar sobre otras concesiones a otros actores que le brindaron su apoyo, como la Iglesia Católica.

Todas las legislaciones posteriores y las distintas corrientes patronales que estuvieron al frente del gobierno de la universidad en todos estos años y hasta la actualidad, siguen defendiendo los concursos por oposición y antecedentes, como método de “selección” docente bajo el falso argumento de imparcialidad y garantía de idoneidad.

 

La gestión levantó la sesión del Consejo Directivo: otra vez de espalda a los estudiantes y docentes. ¡REDOBLEMOS LA LUCHA CONTRA EL DESPIDO DE IÑIGO CARRERA!

El Decano Postolski abandona la sesión de Consejo Directivo

El día de hoy, martes 13, la gestión levantó unilateralmente la sesión del Consejo Directivo. En el mismo, pretendían concretar el despido de Juan Iñigo Carrera, docente de Sociología. Más de cien estudiantes de la facultad, junto a docentes, la Asociación Gremial Docente y toda la cátedra encabezada por Iñigo nos movilizamos para exigir la anulación del concurso que garantiza el despido, que se funda en una discriminación ideológica, impugnando al docente por su perspectiva marxista.

Ante la propuesta de los Consejeros Directivos de la Izquierda al Frente de dejar hablar al profesor para que expusiera los motivos por los cuales debía anularse el concurso, el decano Glenn Postolski se negó a dejarlo intervenir y terminó levantando la sesión del Consejo Directivo, dejándola sin quórum. Su intención era ratificar lo actuado por la Dirección de la carrera de Sociología –encabezada por Oberti y Daroqui- y ejecutar el despido.

En una clara muestra de esto, el Consejo directivo de hoy había sido antecedido por una maniobra. En lugar de sesionar en la sede de MT como sucede desde hace más de 25 años, lo mudaron al subsuelo de Constitución, alejado de los estudiantes y docentes de Sociología que vienen luchando por esta causa.

A su vez, este Consejo Directivo pretendía dejar afuera uno de los principales problemas que desde el CECSo venimos señalando. Entre 80 puntos del temario, la gestión no dedicó ni uno a tratar nuestros proyectos para garantizar las refacciones en ambas sedes y la finalización del edificio único. Es más, días antes levantaron la comisión de presupuesto en la que se debían tratar las propuestas que llevó el movimiento estudiantil,

Con este mismo espíritu es que frente a nuestro reclamo de que se abra el debate sobre el plan de comunicación, pretendían avanzar con la propuesta de reforma de Postolski que fue elevada de forma ilegítima al Consejo sin ser votada en la Junta de Carrera ni tratada en la Comisión de Enseñanza.

No queremos dejar pasar que en nombre de la “Facultad de Sociales”, el decano acaba de hacer circular un comunicado en el que nos acusa de ejercer una “violencia institucional y parainstitucional”. Lo que pretenden ocultar con esta acusación irrisoria es que a las autoridades de Sociales no les interesa debatir ni resolver los problemas de quienes estudiamos y trabajamos en Sociales, sino que utilizan el Consejo directivo para desarrollar una política de ajuste que se materializa en el despido de Iñigo, la postergación indefinida de la mudanza al Edificio Único y la negativa a realizar las refacciones que las sedes necesitan. Es el colmo del ridículo que una acusación semejante provenga del mismo Decano que asumió tras las vallas del Rectorado con custodia de la Policía Federal y que se sostiene en ese cargo gracias a un régimen completamente antidemocrático, que defienden por igual kirchneristas y radicales desde el Rectorado.

Repudiamos el accionar de la gestión en el Consejo Directivo de hoy y reafirmamos nuestra pelea por la continuidad de Iñigo al frente de su cátedra y exigimos:

  • Anulación del concurso, no a la persecución ideológica.
  • NO a la precarización laboral y los despidos en Sociales.
  • Culminación del Edificio Ùnico. Refacciones en Consti y en MT.
  • No a la reforma de Postolski en Comu.

Imagen

 PRESIDENCIA CECSo

¡NO AL DESPIDO PERSECUTORIO DE IÑIGO! RECHAZAMOS LA MANIOBRA DE POSTOLSKI Y LA GESTIÓN DE DEJAR SIN QUÓRUM EL CONSEJO DIRECTIVO.

Iñigo

En el día de hoy, más de cien estudiantes nos movilizamos junto a los compañeros docentes y Juan Iñigo Carrera a la sesión del Consejo Directivo de la facultad. Pretendiendo aprobar el despido del profesor y en una clara maniobra, la gestión llamaba a realizar el Consejo en el subsuelo de constitución, para alejarla de todos los estudiantes de sociología que repudian este despido discriminatorio.

Frente a la movilización y el pedido de los Consejeros de la Mayoría Estudiantil de que dejaran hablar a Iñigo al comienzo de la sesión, el decano Postolski, la vicedecana Patricia Funes y los consejeros de la gestión se levantaron y dejaron sin quórum la sesión, negándole la palabra al Profesor y demostrando un enorme desprecio para quien día a día y desde hace once años es parte de esta facultad.

Desde la Juventud del PTS, parte de la Mayoría Estudiantil en el Consejo Directivo y Presidencia del Cecso, rechazamos la actuación del decano y sus consejeros. Seguimos reclamando la titularización del Profesor Iñigo Carrera. Invitamos a todos los estudiantes y docentes a impulsar esta campaña, que ya cuenta con más de 1100 firmas al petitorio en rechazo este despido persecutorio y a favor de la titularización en su cargo.

 

logo_jpts

MAYORÍA ESTUDIANTIL EN CONSEJO DIRECTIVO

PRESIDENCIA CECSO

Postolski, la reforma y el “verso” de la democratización

Imagen

Luego de varios días en los que los consejeros de La Izquierda al Frente hiciéramos un pedido de informe en la Junta de comunicación y en el Consejo Directivo acerca del estado de la reforma del Plan de Estudios de Comu, la gestión de la facultad propuso el llamado a una “audiencia pública” para tratar la reforma del plan. Postoslki (ex director de la carrera y actual decano de la facultad) y compañía quieren presentar esta instancia como un espacio para realizar “aportes” a la reforma, pero lo que realmente se proponen es avalar la irregular sesión de la Junta de Carrera que “aprobó” la propuesta de reforma de NEXO. Esta sesión del año pasado fue tan escandalosa que terminó funcionando sin la presencia de los consejeros de la mayoría estudiantil, con un “cordón” de militantes K en la puerta de la dirección de carrera y de espaldas a todos los estudiantes, a tal punto que ocurrió mientras manteníamos una instancia de diálogo con el mismísimo Postolski . Los consejeros de Nexo no sólo pisotearon esta instancia de diálogo de la cual se encontraban participando, sino que ni siquiera respetaron su propio reglamento, ya que debe ser el director de la carrera quien presida la sesión para que tenga validez. Como prueba insólita de las irregularidades de esta sesión, comprobamos que ¡no existen actas donde conste la votación del plan por parte de los consejeros de NEXO, ni esta figura en ningún lado!

Desde la Juventud del PTS y La Izquierda al Frente rechazamos el llamado a audiencia pública ya que pretende validar la antidemocrática “votación” de la Junta de comu y tratar la reforma en instancias del Consejo Directivo, donde tienen una mayoría automática entre los consejeros de profesores y graduados. Por el contrario, proponemos y sostenemos la necesidad de que la reforma regrese al ámbito del que aún no debería haber salido: las instancias de la carrera, para que entre docentes y estudiantes discutamos qué reforma necesitamos.

¿Democratización para quién?

La “democracia” que defienden Postolski y sus amigos es una democracia para unos pocos que manejan los destinos de la facultad a gusto y piacere. Como buen kirchnerista, Postolski tomó textual la frase de que “el amor vence al odio” y fue elegido junto a una lista única de Profesores, donde se encuentran desde los pejotistas de Trabajo Social y los radicales de Ciencia Política, hasta los “progresistas” de Sociología -espacio docente que es apoyado por La Mella vale aclarar-. Esta “unidad” quieren ponerla al servicio de dirigir la facultad en favor de sus propios intereses y cambiar la relación de fuerzas que tienen con el movimiento estudiantil y con el CECSo. Así es que todos los consejeros de la gestión“cierran filas” para aprobar esta reforma, como ya pasó el año pasado también en Trabajo Social. La “unidad” que practican tiene un objetivo claro: pasar por encima del movimiento estudiantil y de sus reivindicaciones.

Es el mismo decano Postolski que mientras habla de “pluralidad” y “democratización de la palabra” tuvo que ser electo decano encerrado en el rectorado de la UBA y rodeado de policías, violando las disposiciones del estatuto universitario. Ahora y en un nuevo capítulo, pretende cerrar la discusión de la reforma de comunicación, avalando la votación que los consejeros de NEXO  hicieron a espaldas de todos y volviendo a pasar por encima incluso de las mismas reglas que dispone el reglamento de Junta que ellos defienden. Nos queda clarísimo que su defensa de la “democracia universitaria” es la defensa de los intereses de quienes manejan la facultad.

Por una reforma para transformar la carrera. Organicemos la discusión entre estudiantes y docentes

A nadie se le escapa que es necesaria una reforma de nuestro plan de estudios, que ya tiene 25 años de antigüedad y que no contempla ninguno de los cambios que se han producido en el área de la comunicación en todo este tiempo. Por eso es necesario encarar el proceso de reforma con el conjunto de los verdaderos interesados: todos los estudiantes y los docentes de comunicación.

Para eso, la propuesta de reforma debe regresar a la carrera y desde ahí debemos convocar a jornadas abiertas e interclaustros por la reforma del plan de estudios, donde no se compute inasistencia a las cursadas para garantizar la participación masiva y debatir entre todos cuál es la reforma que necesitamos. Para elaborar una propuesta que tome el conjunto de las problemáticas y los desafíos que existen hoy en el campo de la comunicación. Para debatir alrededor de los medios de comunicación de nuestra facultad y la necesidad de abrirlos a la participación en ellos de estudiantes y docentes. Para debatir sobre investigación, práctica y producción y cómo poner nuestros conocimientos al servicio de intervenir y transformar la realidad, en contraposición a aquellos que como NEXO intentan ponerlos detrás de sus propios intereses.

 

logo_jptsMAYORÍA ESTUDIANTIL EN LA JUNTA DE COMUNICACIÓN

logo-cecsoPRESIDENCIA DEL CECSo

¡No al despido del Profesor Iñigo Carrera! …todos/as al Consejo Directivo el martes

iñigo

El martes 6 de mayo sesionó la Comisión de Concursos del Consejo Directivo de Sociales. Sin previo aviso ni temario del día para las comisiones, la gestión se propuso discutir y aprobar el dictamente que dejaría al Prof. Iñigo Carrera fuera del cargo que hace años lleva adelante (muchos de ellos ad-honorem) al frente de la materia de teoría sociológica “La formación económica de la sociedad argentina y sus crisis”.

Desde la Juventud del PTS y como parte de la mayoría estudiantil en el Consejo Directivo, rechazamos este accionar de la gestión junto a los consejeros de la Izquierda al Frente elevando un dictamen que plantea que se trata claramente de un despido, al tiempo que exigimos la realización de una comisión abierta, con participación del conjunto de la comunidad académica de Sociales contra sus métodos antidemocráticos de espaldas a estudiantes y docentes.

En 2013 como Izquierda al Frente ganamos legítimamente las elecciones en la carrera de Sociología según el criterio de una persona un voto, principio que sostenemos y defendemos desde la experiencia del año 2002. Los docentes, graduados y estudiantes de izquierda fuimos los mas votados y sin embargo “legalmente” asumió la Directora Oberti y sus consejeros, amparándose en las reglas de este régimen antidemocrático. Una de las consignas de nuestra campaña y que atravesó todo el cuatrimestre pasado fue la movilización en defensa del Prof. Iñigo Carrera de la que cientos de estudiantes de Sociología fueron parte, con clases públicas e impulsando un petitorio que cuenta con más de 1200 firmas de estudiantes y docentes de la carrera.

Párrafo aparte merece la agrupación La Mella -ex conducción del CECSo- que, no sólo no hizo nada para defender al profesor Iñigo Carrera, sino que -incluso- llevaron como candidata a Oberti, la sucesora de Daroqui, todos miembros del espacio político que impulsa el despido del Profesor Iñigo. Y hasta se abstuvieron de votar junto con La Izquierda Al Frente, en la Junta de Socio, por la defensa del puesto de trabajo de Iñigo. Esperamos revean su postura y se sumen a la movilización al Consejo Directivo del martes.

Ahora quedó claro que la dirección de Sociología y el Consejo Directivo coinciden en defender sus métodos antidemocráticos hasta las ultimas consecuencias y por eso están dispuestos a ser responsables de este despido, ignorando la tradición del Prof. Iñigo Carrera y su materia en la carrera de Sociología, a la que año tras año se inscriben decenas de estudiantes, aportando desde una perspectiva críticay marxista. Por eso, defienden un concurso que cuenta con irregularidades de forma evidentes como la ausencia de los veedores graduado y estudiantil en la conformación del dictamen (que son un derecho democratico de todo docente que se presente a concursar) pero también con graves acusaciones contra el contenido de su clase por utilizar “categorías marxistas” que según el jurado (¡conformado por docentes afines al espacio de la actual Dirección de la Carrera!) no serían aplicables a la Sociología actual.

Si lleva casi un año la resolución de este concurso fue gracias a la movilización estudiantil del año pasado y el fuerte rechazo a este despido que intentan hacer pasar la directora de Sociología Oberti, la vicedecana Funes (del mismo espacio político) y el decano Postolsky, con los mismos métodos que quienes gobiernan en el Rectorado y de quienes “discursivamente” intentan separarse. Quedó claro que todos tienen acuerdo en mantener el funcionamiento antidemocrático de los órganos de gobierno y por eso nos convocan a los consejeros a una “sesión especial” este martes 13 de mayo a las 15hs (!) en el subsuelo de Constitución (!!), en una maniobra escandalosa para discutir a espaldas del movimiento estudiantil y docente de Sociología.
Repudiamos el accionar antidemocrático y persecutorio de la dirección de Sociología y de la gestión de Sociales y convocamos a estudiantes y docentes a movilizarnos a la próxima sesión del Consejo Directivo para impedir el despido del Prof. Iñigo Carrera y que se garantice la continuidad de su cátedra en la carrera.