Detrás de cada trabajador hay una familia: crónica de una madrugada tras la niebla


hoy escriben Susy y Anita, Sociales y Cuky de Psico

30 de Junio: madrugada. Llegan micros con jóvenes trabajadores y estudiantes a la puerta de la autopartista LEAR en Pacheco, allí esperaban decenas de laburantes de distintas fábricas de la zona norte para hacer un acto por los despidos y suspensiones que se vienen dando en esta rama de la industria, donde especialmente, en LEAR afecta la vida de 100 familias trabajadoras con despidos y de otras 200 con suspensiones.

Los obreros y obreras de esta fábrica se han puesto en pie de lucha, y no están solos, tienen el apoyo de sus compañeros que adentro de la fábrica, le paralizaron la producción a los patrones, para que se den cuenta que hay un objetivo común y que esa unidad nada tiene que ver con la burocracia sindical del SMATA, esa que los ataca cada vez que tiene oportunidad. Así lo hizo en Gestamp contra los despedidos que valientemente se subieron al puente grúa para reclamar por sus puestos de trabajo y la fuente de ingresos de toda su familia. Esa burocracia que sigue negándose a denunciar las suspensiones en el Ministerio de Trabajo, porque está atada de pies y manos a los intereses de las patronales.

Pero la burocracia no es la única enemiga de los trabajadores; de la misma vereda que estos traidores, está la patronal, que a costa de no perder sus abultadas millonadas, descargan su sed de ganancia sobre las espadas de las y los trabajadores cotidianamente, aumentando los niveles de producción, con extenuantes jornadas, congelando los salarios, y como vemos brutalmente con los despidos y suspensiones a lo largo y ancho del país.

Por su parte, el gobierno, que siempre está del lado de las patronales (y de los buitres también!),tiene bien en claro que para llegar al 2015 tiene que mantener el ajuste y avalar el ataque sobre los/as trabajadores/as organizados/as. Así, burocracia, gobierno y patronal se unen contra quienes no están dispuestos a que los pasen por encima.

Pero los obreros y obreras de LEAR tienen en claro que para ganar esta batalla, tienen que forjar esa unidad de clase con los sectores combativos que hoy están en lucha, esos que se movilizaron y cortaron la pana el 10A en contra de Kristina y sus amigos burócratas, esos que rodearon de solidaridad a los obreros de Gestamp en su lucha.

Esta unidad es la que se respiró la madrugada del lunes 30. La densa niebla no dejaba ver bien, pero así y todo unos metros más allá se llegaban a visualizar los uniformados, una pared humana que a donde fuéramos nos acompañaba, el reflejo del garrote, algunos caballos inquietos y el frío; el fuerte frío que se metía por los poros y se mezclaba con esa bronca que surge, que brota de lo más profundo.

Hacemos un acto en la puerta y marchamos bajo la niebla cantando “no queremos más despidos, no queremos suspensión, para los trabajadores, ya la reincorporación”, los de uniforme nos siguen sigilosos, ellos defienden los intereses de los patrones, nosotros el de los trabajadores.

A la tarde el noticiero repite la cobertura de esta mañana “despidos y suspensiones en la fábrica LEAR”, los diarios también hablan de las suspensiones y las bajas de producción en la industria automotriz, ya no pueden esconder esta realidad, porque actualmente golpea en este sector con 14 mil suspensiones a nivel nacional.

Despidos y suspensiones significa algo: Que detrás de cada joven trabajador y trabajadora hay una familia que no tendrá más un ingreso, hay un hombre y una mujer que han dejado sus manos y su cuerpo entero al servicio del lucro de las grandes empresas, detrás de esos muros esta la bronca y el grito de los trabajadores que dicen basta, y se sacan de a poco las cadenas, y luchan contra ellas, contra la patronal, contra el gobierno, la burocracia, la yuta.

Sin las mujeres la lucha va por la mitad…

Aquella madrugada también se escucho, “Las mujeres adelante, los hombres atrás” y así se ordenaron los trabajadores y trabajadoras de LEAR para arrancar. Se atraviesan algunos recuerdos de jóvenes mujeres combativas, la historia siempre las ha mostrado en primera línea.

Este verano fueron las obreras de Kromberg enfrentando los despidos, las que cortaron reiteradas veces el monstruoso parque industrial de Pilar, ellas denunciaban los altos ritmos de producción y las consecuencias que eso traía para su salud, las manos y la espalda destrozadas, algunas relataban tristemente los abortos espontáneos causados por la sed de ganancia de las empresas. Como no recordar a las mujeres de Kraft cuando salieron a la lucha en el 2009, una lucha histórica que marco un antes y un después en la Zona Norte. La comisión de mujeres de Donelley. Las mujeres por los DDHH hace poco prendidas a la puerta de Gestamp mientras los valientes trabajadores resistían en el puente grúa contra los despidos. María, trabajadora inmigrante de la fábrica textil Elemento, uno de los sectores más golpeados por la precarización y flexibilización laboral. Celia de Brukman, que allá por el 2001 enfrentó junto a sus compañeros a la policía para meterse en la fábrica y hacerla funcionar bajo control obrero.

Hoy, les toca a las mujeres de Lear, ese grito silencioso cobra fuerza y sale. “Me echaron como un perro… Soy la empleada más antigua que está acá”, dice Norma, con sus mejillas que le arden de frío, el cual no aplaca su bronca. Cuenta que tiene una hija discapacitada. “¿Qué hace Cristina, que inauguró con Pignanelli el módulo…? A mí, con veintiséis años de trabajo, me vienen a decir que no rindo. Nosotros tenemos rotas las manos, la columna y la cabeza… porque lo primero que se nos rompe son las manos… pero también se nos rompe psicológicamente la cabeza. ¿Qué vamos a hacer? Todos podemos terminar en la calle. ¿Vamos a dejar que se vayan?”, con la mirada llena de rabia.

Las obreras de Lear están cansadas, así como Norma, en la fábrica trabajan decenas de mujeres, quienes denuncian que se le rompen las manos, el cuerpo, la cabeza, que las echan fundamentando que no rinden, cuando ellas son las que día a día generan las millonarias ganancias de esa patronal. Son las obreras que al finalizar con jornadas agotadoras de trabajo vuelven a sus casas, donde las esperan sus familias, sus hijos y donde tienen que sacar fuerzas y energías de donde no tienen para terminar el día, y al otro día volver a empezar. Son las obreras que las discriminan por estar embarazadas alegando que son “improductivas” solo por el hecho de estar embarazadas, sin ningún derecho a reclamar por sus puestos de trabajo. Son esas obreras que dejan sus vidas en las fábricas soportando las consecuencias de los altos ritmos de producción, de la explotación diaria de las patronales buitres, esas consecuencias que están bien marcadas en el cuerpo y la vida de estas compañeras.

Al otro día en uno de los piquetes que se mantiene frente a la fábrica, una trabajadora despedida cuenta con rabia e impotencia “nos echaron a los dos, yo tengo 38 años y dos hijos y ahora estamos sin trabajo los dos, ¿cómo vamos a hacer?”, mientras tanto, el llanto se vuelve incontenible de tanta bronca acumulada, “hace diecisiete años que trabajo en esta empresa, y siempre saque la producción al mismo ritmo que mis compañeros más jóvenes y eso que tengo las manos hechas mierda, pero así y todo siempre, siempre le saqué la producción”. Pero la chaqueña saca fuerza y dice que la va seguir peleando, no está dispuesta a regalarle nada a esta multinacional yanqui donde por años dejó tiempo, fuerza y hasta el cuerpo en la línea de producción y ahora la despide por “improductiva” (ese es uno de los “motivos” que alega la empresa para el despido).

¿Improductivas?, Improductivas dice la patronal, y esto es una provocación para ellas, porque solo en el 2013 esta empresa facturo a nivel mundial 1.800 millones de dólares en ganancias, y ahora despiden y suspenden ilegalmente.
Nosotras no estamos dispuestas a dejar pasar estos atropellos de las patronales explotadoras sobre estas mujeres y estamos convencidas que organizadas, las mujeres podemos ser una fuerza arrolladora. Es por eso que apostamos a estar codo a codo en esta batalla que recién empieza, coordinando con esas obreras que hicieron y hacen sus experiencias de lucha contra este sistema, para evitar que la crisis de los patrones recaiga sobre nosotras, a la par las obreras y estudiantes.

“Las mujeres adelante, los hombres atrás” se escucha, cansadas de dejar la vida en las fabricas, las valientes obreras de LEAR salieron a la lucha, no quieren perder la fuente de ingresos de ellas y sus familias, no quieren ir atrás, quieren ir adelante muy decididas de que sin las mujeres la lucha va por la mitad, para pelear por sus reincorporaciones y la de todos sus compañeros.

Y de esta forma hacemos nuestras las palabras de Lorena Gentile, trabajadora de Kraft y militante del PTS: “Tenemos que tener en cuenta que todo tipo de violencia hacia la mujer, tiene que ser enfrentado por nosotros, hombres y mujeres. Cada vez que una mujer es humillada y maltratada, este sistema de opresión se fortalece. El sistema capitalista. Y por ahí algunos dicen saber popular, dicen siempre y lo repiten que “detrás de todo gran hombre hay una gran mujer”, nosotras, las mujeres que nos organizamos con el sindicalismo de base queremos decir que no vamos detrás de nadie, que estamos en primera fila luchando por nuestro derechos”.

Esas palabras y esa realidad de las mujeres trabajadoras hoy siguen firmes en LEAR, la bronca de las mujeres hacia la patronal yanqui se transforma en organización y en resistencia. Entonces, las obreras de LEAR resisten, ellas no van detrás de nadie, quieren ser protagonistas de su propio destino.

Anuncios

Un pensamiento en “Detrás de cada trabajador hay una familia: crónica de una madrugada tras la niebla

  1. Pingback: Tu represión no nos amedrenta, nos templa! | Los Sospechosos de Siempre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s