Con los trabajadores o con los que reprimen, ¿vos de qué lado estás, Marea?


El post de hoy lo hacen Anita, Lauchi y el Colo.

cob

La Combatividad de la clase obrera boliviana, una vez más, es noticia. Son los mismos que protagonizaron la gran revolución de 1952, cuando dijeron basta de opresión indígena, obrera y campesina. Son los mismos que le dictaron el toque de queda al neoliberalismo en la región, en aquel recordado Octubre Rojo del 2003. Ahora, esos mismos, los trabajadores bolivianos; con los mineros, maestros, y trabajadores de la salud a la cabeza, se enfrentan contra la jubilación de miseria del neoliberal Sánchez de Losada, que Evo sostiene en su matriz, y defiende a sangre y fuego.
Con sus métodos históricos; asambleas multitudinarias, paro y cortes de ruta, el paro llamado por la Central Obrera Boliviana (COB) no ha parado de crecer en número y combatividad.

Hasta ayer (y en sintonía con el cerco mediático establecido alrededor del tema, donde vemos ¿extrañamente? coincidir a Télam y la TV Pública con TN; ninguno habla de Bolivia), Marea Popular parecía haberse olvidado de este asunto, pero finalmente salieron a la carga a través de dos declaraciones (ésta y ésta) que se centran en defender y justificar lo que viene haciendo el Gobierno Boliviano.

Lo problemático de este asunto resulta en que desde que se inició la huelga de la COB, las respuestas del gobierno del MAS han sido siempre por el camino de la represión, como  hace cualquier Estado capitalista ante el avance de la clase obrera. Además de cientos de detenidos y heridos, la represión ya provocó la muerte de un  minero, según denuncian los mismos trabajadores de la mina de Huanuni en éste video.
Ante estos hechos, Marea Popular ubica a la represión y detención de trabajadores como “torpezas” cometidas por el gobierno que “ayudaron a caldear los ánimos” de los huelguistas. Sumado a esto, hacen referencia a la liberación de detenidos como “un gesto” para poder continuar con el curso de las negociaciones. ¡Como si la detención de trabajadores por luchar fuese legitima en algunas circunstancias!

En sintonía con lo peor del discurso antiobrero evocado por Morales, hablan del “peligro golpista” haciendo clara alusión a los mineros; mientras tanto, ubican en el lugar de los “deslices” a la represión estatal y omiten retomar una de las decisiones que tomó Evo en estos días (de esas que no tienen nada que envidiarle a las de los peores gobiernos fascistoides y derechistas que tanto pulularon por estos pagos), llamando a sus seguidores a atacar a los trabajadores en huelga, a apedrear y perseguir a los maestros rurales que cortan rutas, a los mineros que hacen piquetes, a los trabajadores que pelean por una jubilación digna.

Entre justificaciones, deslices y omisiones, también se “olvidan” de mencionar que, aprovechando las protestas de la COB, un sector de policías inició una huelga de hambre por mejores jubliaciones y salarios. Mientras Evo acusaba a los mineros de desestabilizadores y se negaba a hacer alguna concesión, el Gobierno se aprestó a solucionar las demandas de los policías. Plata y jubilación para los que dejan la vida en la mina, en los hospitales o en los colegios rurales, no hay. Plata para tener policías contentos y fuertes para reprimir a los trabajadores, sí.

La situación en Bolivia sigue abierta, y todavía no es claro como va a terminar. La nota, hasta ahora, la dio el Gobierno de Evo Morales, mostrando su “mano dura” frente a la amplia movilización obrera. Todo gesto, declaración, y movilización que permita hacer llegar la solidaridad al pueblo trabajador boliviano, sirve y suma en esta importante batalla.

Pancarta_Huanuni“Desafiamos a que Evo, sus ministros y asesores ingresen a interior mina de Huanuni, a 300 metros de profundidad , y allí , en presencia de medios de comunicación se constate la realidad que vivimos los mineros, es tiempo que Álvaro García Linera, Carlos Romero, Mario Virreira, y la ministra de Comunicación conozcan los niveles de socavones, de interior mina, entonces verían la sangre de mineros que derrocaron a Gonzalo Sánchez de Lozada, de los mineros que con dinamita en mano y en camiones arribamos desde varios centros a Patacamaya donde logramos que los coroneles de los regimientos blindados del Tarapaca, Artillería del Bolívar, nos dejen pasar, en esos momentos se consolidó la derrota del gonismo”. Dificil será que alguno de los gobernantes acepten el desafío que les propone el minero de Huanuni Victor Escobar. Dificil, también, llamarse de izquierda y ponerse al servicio de la represión del Gobierno y en contra de esta gran lucha (una más, y van) que está dando la histórica clase obrera boliviana, en su pelea por que la crisis no la paguen los trabajadores. Nosotros, desde este humilde recoveco, llamamos a Marea Popular a repensar su postura. O, en su defecto, a repensar qué tiene que ver esa posición con “el cambio social”, con ser parte de “la izquierda” o estar con “el campo popular”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s