Devaluación y “Poder Popular” en el “Socialismo del Siglo XXI”


El pasado viernes, el Gobierno de Venezuela anunció la devaluación de la moneda en un 46,5%, pasando el bolívar de 4,30 a 6,30 por cada dólar. Esta es la quinta devaluación que sufre el pueblo trabajador y pobre de Venezuela en los últimos diez años, aunque es la primera de semejante magnitud. Devaluar es, acá y en la China, pasando por Venezuela, una forma de que la crisis económica sea cargada a cuenta del pueblo trabajador, por intermedio de la depreciación de su salario real.

Por estos pagos, el termino devaluación nos trae a la mente las medidas tomadas por el combo Duhalde-UIA-Sociedad Rural y Moyano que con un feroz ataque al salario pusieron en pié una pata fundamental para que bajo el gobierno “Nac&Pop” los empresarios “se la lleven en pala” aprovechando la “nueva competitividad” (CFK dixit).

Pero si estamos hablando de Venezuela, ¿por qué quienes pregonan un supuesto “Socialismo del Siglo XXI” (raro socialismo aquel que no toca la raíz del capitalismo: la propiedad privada de los medios de producción) toman una medida típica de la burguesía acorralada por sus propias crisis?

Para colmo, tuvimos que escuchar al propio chavismo pregonando su dosis de “mentira electoral” en la víspera a las elecciones: “Lo que puedo asegurar responsablemente es que ni el Ejecutivo, ni el BCV (Banco Central de Venezuela) estudian una devaluación”, Nélson Merentes, presidente del BCV, 10 de octubre de 2012.

Pero para despejar las dudas de una supuesta “derecha intestina” haciendo de las suyas en el mismísimo Palacio de Miraflores y para dejar bien en claro que se trata de una verdadera “devaluación bolivariana”, el ministro de Planificación Jorge Giordani y el ya nombrado presidente del BCV Merentes, anunciaron el decretazo mostrando el documento con la firma de puño y letra de Chávez frente a las cámaras de televisión. Así dieron por inaugurado, de una forma extrañamente popular, la temporada de carnaval 2013.

decre

“¿Cómo le hacen esto al pueblo?”. Ante la pregunta atónita de algunos chavistas desconcertados, los compañeros de la Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela, contestan en su declaración“Pues simple y sencillo, como ya hemos visto ejecutar al gobierno en toda crisis económica que se ha vivido en períodos anteriores, aplicar las medidas contra el pueblo, como cuando aumentaba el IVA o mandaba a paralizar las convenciones colectivas, y al que se le rebelara, que para eso tenía a la Guardia Nacional, como se los dijo Chávez a los trabajadores y trabajadoras de Sidor desde Ciudad Piar hace unos años.”

¿QUIÉN GANA Y QUIÉN PIERDE CON LA “DEVALUACIÓN BOLIVARIANA”?
La devaluación intenta dar respuesta a un factor fundamental del mercado capitalista que es lo que la burguesía llama “la competitividad internacional”. Con esta estocada al salario, se derrumba el precio de una mercancía fundamental a la hora de pensar la competitividad: la fuerza de trabajo. Es decir, se devalúa el salario, y aumenta la tasa de explotación.

Teniendo en cuenta el rol importante que juega en la economía venezolana la venta de petróleo, y en particular el papel de la empresa estatal PDVSA, un gran beneficiario de la medida es el propio Estado, que antes recibía por cada dólar que ingresaba por exportación 4,30 bolívares y ahora podrá recibir 6,30 bolívares, lo que ayuda a aliviar las presiones financieras de la propia PDVSA, y por tanto al propio fisco. Pero las monedas tienen dos caras, y como en Venezuela también existe el esquema petrolero de empresas mixtas, donde las transnacionales son dueñas del 40% de cada sociedad, los beneficiarios de la medida son también esos empresarios. Además, las petroleras tienen derecho a “repatriar” sus ganancias, es decir, sacarlas del país. Ahora, esas ganancias se acrecentarán producto de la disminución del precio de la mano de obra y de los costos de producción local. Todo esto vale para las otras grandes empresas transnacionales en otras ramas económicas que operan en el país, además del gran empresariado “nacional”.

Pero alguien tiene que pagar los costos de este carnaval para pocos. Mientras los voceros de Chávez cínicamente presentan la devaluación como una medida para “defenderse del capitalismo” (con amigos así…), lo cierto es que lo único que buscan preservar es la “competitividad” empresaria como lo haría cualquier gobierno burgués serio: aumentando la explotación de las y los trabajadores, y degradando –aún más- las condiciones de vida del pueblo trabajador y pobre. Los 2047,48 bolívares del salario mínimo, que equivalían a U$S476, se han transformado así en U$S325. La situación empeora para los que menos tienen, si tenemos en cuenta que la inflación cerró en 20% durante 2012 y ya trepó al 3,3% en el mes de enero, sin olvidar que sigue vigente el regresivo impuesto del IVA.

Además, mientras Venezuela exporta petróleo, importa alrededor del 80% de los alimentos que se consumen. Y lo que se importa, no olvidemos, se paga en dólares. Por lo tanto, además de la disminución del salario real de los venezolanos y a la ya galopante inflación, se le sumará un aumento directo en la carestía de vida por el precio de los alimentos.

¿Y ALGUIEN VIO AL “PODER POPULAR” EN TODO ESTO?

popu

Muchos compañeros se la pasan hablando de un supuesto “Poder Popular” que estaría funcionando en gobiernos como el de Venezuela. Como dice Itaí Hagman, de Marea Popular, en la Revista XXIII: “Ellos [los gobiernos de Bolivia, Venezuela y Ecuador] plantean una ruptura total con los regímenes políticos de esos países. No es casual que esos procesos hayan reformado las constituciones, rediscutan la institucionalidad y alientan desde el propio gobierno la participación popular”. Hasta ahora, pudimos ver cómo por medio de un decretazo, el Gobierno venezolano liquidó el salario real de los trabajadores. Nos preguntamos y le preguntamos a los buscadores de ese “Poder Popular”, ¿en qué organismo democrático pudo el pueblo venezolano manifestarse a favor o en contra de la depreciación de su propio salario?

Intentamos buscar una respuesta, o aunque sea un incipiente abordaje de la noticia, en la sección “El mundo” del portal digital Marcha. Lo último que encontramos sobre Venezuela es una nota que, paradójicamente, habla del “Febrero bolivariano”, haciendo galas a Chávez y a la “revolución bolivariana”. Y finaliza poéticamente diciendo que “Chávez, en estos 14 años, nos demostró que los pueblos todavía podíamos volver a tomar el cielo por asalto”.

Será por nuestro impaciente materialismo que no nos convencemos con frases rimbombantes, y como antes que el cielo está la tierra, es que esperamos con ansias qué opinión tienen los compañeros acerca de la preocupante situación que sufrió la mesa y el salario de los trabajadores venezolanos.

Pues, mientras algunos se marean con la puesta en escena de los discursos de la cadena nacional permanente, y saludan emocionados las medidas de “intervención del Estado en la economía”, la devaluación bolivariana pone al descubierto –una vez más, y van, van, van…- que más allá de los discursos y reformas cosméticas, está la clase. Y es que el chavismo, así como los gobiernos que intentan emular ese raro “Socialismo del siglo XXI”, mantuvo intacta la estructura de clase de la sociedad. Y como se explica muy bien acá, no se puede construir una nueva sociedad sin liquidar el dominio del capital, y a su Estado. Pero eso será motivo de otro post…

Anuncios

10 pensamientos en “Devaluación y “Poder Popular” en el “Socialismo del Siglo XXI”

  1. ¿Cuátas revoluciones hizo el PTS? Nadie habla de uds.
    Cuando puedan lograr reunir a la izquerda como se hizo en Venezuela capaz puedan criticar como lo hacen siempre y sin proponer alternativas.
    O capaz cuando tengan alguna responsabilidad.

    • La joda es reunir a la izquierda en un proyecto de izquierda, si no, cualquiera. Hay que ir más allá de los discursos para interpretar las intenciones de los políticos, si no, cualquiera. Es increíble que los que se dicen “la nueva izquierda” que, que viene a constituír una alternativa a la izquierda tradicional (histórica disimuladora de errores revolucionarios), se “olvide” de que en el 95% de los casos, se busca la unión del pueblo para dominarlo.. A ver, si el pueblo tiene hambre, prometámosle comida; no es taan dificil darse cuenta; en tiempos difìciles, ser “progre” vende, la derecha si se da cuenta..

  2. ¿Qué hay de malo en un gobierno burgués, si dice que es socialista? Duhalde nunca se animó, pero cuando NK se dijo hijo de las madres, ya nos dio la oportunidad de creer en él. Y sin fe no hay construcción de poder posible. Creemos, porque sí, somos nobles de espíritu, no como los compañeros de la Cámpora. Tampoco queremos que se estigmatice mediáticamente a esos compañeros que, como nosotros, acompañan lo bueno y critican lo malo, presionando al gobierno burgués a tomar medidas socialistas, como hace Axel en el ministerio…
    Además, es un paso hacia la construcción del socialismo, compañeros.
    Hay que pelear espacios de poder dentro de los estados nuestramericanos. Eso va junto a otro postulado muy caro para nosotros: no hay que tomar el poder.
    Entonces, qué nos queda?
    ¿Ser la retaguardia de los gobiernos burgueses?
    buaaaaaaaaaaaaaaa!!!

  3. Compas, su propio profeta Don Leon tuvo una vision distinta y critica al exiliarse en Mexico. Todos los procesos revolucionarios poseen contradicciones (y todo estado es capitalista por su naturaleza) asi que por favor saquense las anteojeras y amplien un poco la estreches de su mirada:
    “El imperialismo sólo puede existir porque hay naciones atrasadas en nuestro planeta, países coloniales y semicoloniales. La lucha de estos pueblos oprimidos por la unidad y la independencia nacional tiene un doble carácter progresivo, pues, por una prepara condiciones favorables de desarrollo para su propio uso, y por otro asesta rudos golpes al imperialismo. De donde se deduce, en parte, que en una guerra entre una república democrática, imperialista, civilizada, y la monarquía bárbara y atrasada de un país colonial, los socialistas deben estar enteramente al lado del país oprimido, a pesar de ser monárquico, y en contra del país opresor, por muy “democrático” que sea.”
    LEON TROTSKI

  4. Mirá, yo te diría que dejes de engañarte.
    Cuando haya rudos golpes contra el Imperialismo, en favor del pueblo venezolano, hablamos.
    FMI elogia devaluación aplicada por el gobierno venezolano
    EL UNIVERSAL
    viernes 15 de febrero de 2013 12:00 AM
    Washington.- El Fondo Monetario Internacional (FMI) valoró positivamente la devaluación del bolívar decretada por el Gobierno de Venezuela y animó a ese país a continuar eliminando las distorsiones en el sistema de divisas.

    “Celebramos las medidas económicas anunciadas la pasada semana, ya que ayudarán a reducir los desequilibrios macroeconómicos”, indicó Gerry Rice, portavoz del FMI, y agregó que “nuestra perspectiva es que se puede hacer más, y animamos a las autoridades a seguir eliminando todas las distorsiones en el sistema de divisas”.

    El Fondo indicó, además, que “esperamos que las autoridades tomen más medidas para reducir la vulnerabilidad económica y mejorar el clima de negocios, y para alcanzar un crecimiento económico y del empleo sostenidos”.

    En Venezuela, el acceso a las divisas está controlado por parte del Gobierno desde 2003, que fija el tipo de cambio y la valoración del bolívar.

    Con la devaluación y el tipo de cambio oficial pasó 4,30 a 6,30 bolívares por dólar, reseñó Efe

  5. Pingback: Esa cosa de ser de izquierda: Marea Popular, ¿una nueva versión de un viejo reformismo? | la troska Rosario

  6. Che Damian un consejo…deberías leer a Julio Antonio Mella también..
    “En su lucha contra el imperialismo (el ladrón extranjero) las burguesías (los ladrones nacionales) se unen al proletariado, buena carne de cañón. Pero acaban por comprender que es mejor hacer alianza con el imperialismo, que al fin y al cabo persiguen un interés semejante. De progresistas se convierten en reaccionarios. Las concesiones que hacían al proletariado para tenerlo a su lado, las traicionan cuando éste, en su avance, se convierte en un peligro tanto para el ladrón extranjero como para el nacional. De aquí la gritería contra el comunismo. (…) Para hablar concretamente: liberación nacional absoluta, sólo la obtendrá el proletariado, y será por medio de la revolución obrera”
    (Mella, J. A, “¿Qué es el ARPA?” en La lucha revolucionaria contra el imperialismo)

    J.

  7. Pingback: Esa cosa de ser de izquierda: Marea Popular, ¿una nueva versión de un viejo reformismo? (Parte 1) : IPS – Karl Marx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s